Todo lo que debes saber sobre la tos con flemas verdes

La tos es un reflejo natural de las vías respiratorias que surge como consecuencia de un proceso irritativo. Es un mecanismo fisiológico de limpieza de las vías respiratorias.

Utiliza un chorro de aire a gran velocidad para eliminar del tracto respiratorio, superior o inferior, tanto el exceso de secreciones catarrales como los elementos (polvo, irritantes químicos o biológicos, cuerpos extraños).

Estos ocupan indebidamente los bronquios o la tráquea y que por su presencia pueden causar daños o irritaciones. 

Por lo tanto, la tos es principalmente un sistema reflejo de defensa, con una finalidad protectora. La alerta comienza cuando aparecen las flemas verdes, que suelen ser un indicativo de una posible infección.

El mecanismo que permite una tos eficaz en la eliminación de elementos extraños o sobrantes en las vías respiratorias requiere una fase profunda de inhalación de aire.

Un cierre temporal de la glotis que como una puerta impide la salida del aire inhalado y luego, mediante una compresión del tórax y la apertura simultánea de la propia glotis, una fase de expulsión rápida del aire con la creación de un flujo intenso y rápido.

la tos

Los síntomas asociados

Cuando presentas estos síntomas, además de la tos, es recomendable consultar al médico. A fin de ayudarte a aclarar la causa y precisar correctamente el tratamiento que necesitas:

  • Secreción nasal (goteo nasal);
  • Sensación de secreción que gotea de la parte posterior de la garganta;
  • Sibilancias en el pecho o dificultad para respirar;
  • Ardor en el estómago y sabor amargo en la boca;
  • Tos con sangre (casos raros).

La tos con flemas verdes como síntoma

La tos crónica y persistente (cuando dura tres o más semanas) es uno de los principales motivos de consulta al médico. Si presentas este tipo de espasmos, es fundamental precisar correctamente el tiempo de aparición y tratar cualquier patología que lo haya provocado.

La tos es un síntoma clásico y constante en los fumadores. Debido a la inhalación del humo del cigarrillo, que es un irritante de las vías respiratorias.

En un no fumador, la tos puede aparecer como síntoma de una patología desconocida en aproximadamente el 20% de la población. Desgraciadamente suele estar relacionada y aumentar en las zonas urbanas con una mayor contaminación ambiental.

Inflamación de las primeras vías respiratorias

Sin embargo, la tos con mucosidad es un síntoma frecuente de muchas enfermedades. En primer lugar, de la inflamación de la garganta o de las primeras vías respiratorias durante los resfriados.

En ese momento, tus membranas irritadas y las secreciones de flema, que normalmente mantienen húmedas las vías respiratorias. Aumentan de volumen, creando un obstáculo al flujo de aire y estimulando así unos receptores particulares que desencadenan el mecanismo de la tos.

También puede que presentes irritaciones de la garganta. Esto debido al contacto prolongado, especialmente por la noche, cuando la cabeza está recostada, con secreciones mucosas infectadas procedentes de la nariz o de las cavidades paranasales.

Esta mucosidad tiende a bajar por detrás de la nariz e inflama las vías respiratorias superiores. En algunos casos, los propios bronquios, y provoca una irritación crónica.

La tos con flema en este caso no es más que el síntoma de una enfermedad. Esta se desarrolla a distancia de las zonas que poseen receptores de irritación responsables del reflejo de la tos.

Características de la tos

La tos puede ser:

  • Improductiva o seca, es decir, no acompañada de la presencia de secreciones catarrales;
  • Productiva o grasa cuando las secreciones mucosas, las típicas flemas, son expulsadas con la tos.

A menudo, una tos que empieza siendo seca puede evolucionar hacia una tos grasa. Esto significa que tu mucosa al principio solo estaba irritada, pero ha empezado a segregar mucosidad de densidad y aspecto variable. La función principal de esta es lubricar las vías respiratorias, pero al producirse en exceso tendrá que ser eliminada.

Algunos remedios sencillos para la tos

La tos, que es más soportable durante el día, puede convertirse en un problema cuando decidimos dormir. Estos espasmos son parciales y difícilmente controlables. Por ello puedes encontrarte en la desagradable situación de tener ataques de tos que te impidan un sueño regular.

Si la tos está causada por una irritación evidente de las vías respiratorias superiores, durante un resfriado.

Puedes probar algunas de estas recomendaciones

  • Utilizar agentes calmantes naturales (caramelos balsámicos, miel o inhalación de vapores enriquecidos con hierbas).
  • Mantener la nariz despejada para no respirar por la boca.
  • Dormir con la cabeza ligeramente levantada.
  • Humedecer la habitación para evitar que el aire excesivamente seco reseque las mucosas de la nariz y la garganta y las irrite aún más.
  • También son útiles los antiinflamatorios de venta libre, que además de reducir la inflamación tienen un ligero efecto anestésico sobre los receptores de la tos.

En el Blog de Microbiota y Bienestar puedes encontrar muchas más recomendaciones y consejos. Escritos por profesionales del sector de la salud, que aportan sus conocimientos en aras de mejorar tu bienestar.

En el caso de que sospeches de una verdadera infección de las vías respiratorias superiores, con presencia de tos con flema verde y placas en el paladar posterior o en las amígdalas, es recomendable acudir a un médico, quien deberá valorar la necesidad de intervenir con antibióticos, especialmente en los casos más graves.

Cuando la tos debe alarmar

Si observas la presencia de una tos fuerte, insistente y persistente, acompañada de la producción de una mucosidad abundante y consistente, y de un color distinto al blanco claro o transparente, es momento de alarmarse.

La tos con flema verde, vendrá posiblemente acompañada de fiebre y de una sensación de falta de aire la cual puede ser indicativa de la presencia de una bronquitis, ya sea aguda o crónica.

La bronquitis aguda

La bronquitis es una verdadera infección de los bronquios, generalmente de origen vírico o bacteriano, y está constantemente señalada por la presencia de una tos insistente, que suele ser el síntoma de inicio.

Este tipo de tos debe ser examinado en primer lugar por el médico de cabecera. Durante el examen médico, el especialista podrá valorar, mediante una exploración o eventualmente una radiografía de tórax,  cuales serán las terapias más adecuadas, tanto sintomáticas como antiinfecciosas, que deberás seguir.

Con características similares a las anteriores, la tos con flema puede ser síntoma de una infección del pulmón (neumonía) o de la pleura que lo recubre (pleuritis).

Otras enfermedades, más raras, pueden provocar espasmos insistentes, tal vez con características bastante particulares y que requieren un enfoque especializado y exámenes en profundidad para llegar a un diagnóstico y tratamiento correctos.

¿A qué especialista hay que consultar?

Si, a pesar del tratamiento propuesto por tu médico de cabecera, la tos y los síntomas respiratorios no remiten o incluso empeoran, es aconsejable, de nuevo a través de su médico, consultar a un especialista pulmonar. En esta consulta, el profesional evaluará los síntomas y posiblemente indicará exámenes especializados en profundidad para llegar al diagnóstico y tratamiento más adecuados.

Neumología auxiliar

Si tu tos no te da tregua, puedes contar con el Servicio de Neumología de Auxologico. El neumólogo también comprueba la función pulmonar mediante exámenes como la espirometría, la prueba broncodilatadora y otros.

Tratamiento de la tos

El éxito del tratamiento depende directamente de que el diagnóstico esté bien establecido y la causa esté totalmente determinada. Aun así, existen algunas recomendaciones que puedes seguir en caso de tos, para ayudarte a llevar mejor este proceso del organismo:

  • Bebe mucha agua. El agua es el agente antitusivo más conocido, ya que facilita el movimiento del moco sobre la capa de cilios.
  • Da preferencia a los líquidos calientes, que suelen aportar alivio sintomático del resfriado y pueden calmar las mucosas inflamadas, como las infusiones de nuestras abuelas: té con limón y miel, té de manzanilla, té de melisa, té dulce, entre otros, o, más sencillamente, caldos de verduras o de pollo. El té negro y el mate deben evitarse por su alto contenido en cafeína.
  • Mantén la cabeza elevada por la noche, utilizando almohadas adicionales o elevando la cabecera de la cama con cuñas.
  • Mantén las habitaciones bien ventiladas.
  • Aumenta el contenido de humedad del aire con humidificadores o vaporizadores, también puedes optar por pequeños cuencos de agua colocados en los radiadores. Toma largos baños calientes para respirar mucho vapor. Toma en cuenta que el aire seco irrita la nariz y la garganta, lo que provoca la formación de más mucosidad.
  • No tomes la medicina por tu cuenta. Para la ingesta de cualquier medicamento, consulta a un médico especialista.

Tos y flema verde en la garganta, ¿cómo disolverla?

La mucosidad es una sustancia densa y lubricante que cumple varias funciones y que se produce constantemente a lo largo de las vías respiratorias. La principal función es la protección frente a sustancias extrañas (bacterias, contaminantes ambientales, pólenes, etc.); además, mantiene siempre húmedas las mucosas de las vías respiratorias para evitar que se sequen.

Ahora bien, cuando produces flemas en exceso, te producen irritación o tienen aspecto extraño, entonces es necesario tratarlas. El tratamiento de las estas secreciones en la garganta depende en gran medida de la causa subyacente, pero desde un punto de vista general puedes tomar estas recomendaciones:

  • Mantenerte hidratado bebiendo mucha agua, esto permitirá la expectoración fisiológica de las flemas. Suena insistente, pero esto es fundamental.
  • En caso de congestión nasal simultánea, lavar las fosas nasales varias veces al día con sprays de agua de mar de venta en farmacias.
  • Es muy importante sonarse lo más posible por la nariz, para evitar que la mucosidad presente fluya hacia las vías respiratorias, aumentando la presencia de catarro en la garganta.
  • No fumes y evita el tabaquismo pasivo.

Suscríbete

Últimos Artículos

Ponte en contacto con nosotros

3,429SeguidoresSeguir
0suscriptoresSuscribirte

Últimos Artículos