Todo lo que necesitas saber sobre los sistemas personalizados de dosificación (SPD)

Todos hemos conocido a algún familiar o amistad que, dada la cantidad de medicinas que consume, junto a los diferentes horarios llegan a olvidar cuáles fármacos deben consumir e incluso pueden repetir su administración. Se ha estimado que un 45% de los pacientes que sufren esto no logran presentar una óptima adherencia terapéutica.

Esta es una situación que representa un riesgo grave para la salud de todos estos pacientes, sobre todo para aquellos que presentan una edad avanzada y viven solos. Además, esta situación conlleva un gran aumento sobre los gastos económicos. Pero todas estas situaciones se pueden evitar con un Sistema Personalizado de Dosificación (SPD).

Al SPD lo podemos describir como un servicio farmacéutico que tiene por objetivo solventar tales situaciones y ayudar a los pacientes a tomar las dosis exactas de cada medicamento cuando se requiera. No obstante, la mayor parte de los pacientes no han conocido lo que tiene para ofrecer este servicio y mucho menos los beneficios que presenta.

¿Qué son los sistemas personalizados de dosificación SPD?

El sistema personalizado de dosificación es lo que habitualmente se conoce como “pastillero”, aunque este ya ha sido previamente preparado por farmacéuticos y cumplen algunos protocolos previos.

Básicamente, estamos hablando de un servicio que es ofrecido por las farmacias para ayudar a los pacientes a cumplir sin inconvenientes su tratamiento. Para esto, los pastilleros especiales son utilizados y en ellos se organiza la medicación a través de franjas horarias y días al cubrir toda la medicación por semana.

¿Cómo se elabora un sistema personalizado de dosificación?

En primera instancia, los farmacéuticos deben presentar una entrevista profunda con los pacientes o un familiar del mismo para que indique con los máximos detalles todo lo correspondiente a su tratamiento. Con tales datos es posible detectar ciertos errores o variantes sobre la medicación. En estos casos, el farmacéutico va a ponerse en contacto con el paciente, familiar y médicos a fin de corregir estos posibles errores.

Ya cuando son dispensados los medicamentos, el paciente o el familiar se los entrega al farmacéutico quien los introduce en el pastillero según las indicaciones proporcionadas por el médico. Cuando ya estos medicamentos son colocados dentro del blíster, este es cerrado herméticamente, asegurando que los pacientes solo extraigan las dosis de medicamento preparadas para cada consumo. De tal forma, se logra garantizar que estos medicamentos continúen siendo seguros, efectivos, estables y evitando otros errores.

En el SPD también es posible colocar etiquetas de identificación con toda la medicación que haya sido prescrita por el médico. En la sección delantera es colocada una etiqueta que indique los medicamentos que no se incluyan en el interior del blíster. Así como también, en la sección trasera, se puede colocar una etiqueta donde se indiquen los medicamentos que sí se encuentren en el interior del blíster con su respectiva posología.

¿Qué tipos de medicamentos se pueden introducir en el SPD?

No cualquier medicamento se puede añadir a los SPD. Solamente es posible acondicionar algunas de las presentaciones farmacéuticas sólidas como las siguientes:

  • Píldoras.
  • Comprimidos.
  • Cápsulas.
  • Pastillas.
  • Grageas.

Aquellas presentaciones que no se pueden incluir son:

  • Aerosoles.
  • Jarabes.
  • Pomadas.
  • Comprimidos de disolución oral.
  • Polvos.
  • Granulados.

Suscríbete

Últimos Artículos

Ponte en contacto con nosotros

3,595SeguidoresSeguir
0suscriptoresSuscribirte

Últimos Artículos