Todo lo que debes saber sobre la Caída del cabello y calvicie

Cuando la caída de cabello es evidente, deben investigarse las causas de esta pérdida anormal de cabello. En muchos casos, la caída del cabello puede frenarse observando buenos hábitos y manteniendo a raya el estrés. En otros casos, será el dermatólogo de Milán quien, tras un examen de tricograma, sugiera el tratamiento más adecuado para la caída del cabello.

¿Por qué se me cae el pelo?

La pérdida diaria de algunos cabellos es un fenómeno normal y fisiológico. En general, una persona sin problemas particulares puede perder entre treinta y cien pelos al día.

En determinadas épocas del año, la caída del cabello puede acentuarse, por ejemplo en la transición del calor al frío. El cabello sigue un ciclo de crecimiento muy preciso, que comienza con:

  • una fase inicial de crecimiento llamada anágena,
  • seguida de una fase de regresión llamada catágena y,
  • por último, la fase telógena, en la que el cabello se cae, dejando paso a un nuevo bulbo piloso.

Una campana de alarma debe sonar cuando la pérdida de cabello es demasiado grande. En estos casos, es necesaria la visita de un especialista para identificar la causa de la pérdida y el tratamiento correspondiente.

¿Cuáles son las causas de la caída del cabello?

Las causas de la caída del cabello pueden ser de diversa índole: carencias de ciertos oligoelementos y nutrientes, seborrea, anemia, estrés, infecciones y enfermedades como la alopecia.

En algunos pacientes, el trastorno también puede estar causado por un traumatismo, una intervención quirúrgica o una terapia intensiva, como la quimioterapia.

Los cambios hormonales también se encuentran entre las causas más comunes de la caída del cabello, especialmente en las mujeres.

El embarazo y la menopausia son los principales fenómenos que afectan a la salud del cuero cabelludo, provocando una notable caída del cabello en las mujeres.

En los hombres, la caída del cabello suele estar causada por una predisposición genética.

Cómo frenar la caída del cabello

La rapidez con la que se realiza el diagnóstico es crucial: en muchos casos, la caída del cabello puede ralentizarse o incluso detenerse por completo si se actúa a tiempo. Generalmente se utiliza un tricograma, un examen dermatoscópico para evaluar el ciclo de vida del pelo.

El tratamiento varía de un paciente a otro. Una de las terapias más eficaces de última generación es el PRP (plasma rico en plaquetas), un tratamiento que ha demostrado su eficacia en muchos casos de caída del cabello. Investigaciones recientes han confirmado que el método es capaz de detener la progresión de la calvicie en el 80% de las personas.

Entre los nuevos tratamientos para frenar la caída del cabello en mujeres y hombres está la técnica Biorevis, que consiste en microinyecciones indoloras de aminoácidos y péptidos en el cuero cabelludo a una profundidad de 2 milímetros, que tienen un efecto regenerador y estimulante en los bulbos pilosos.

Buenos hábitos para prevenir la caída del cabello

En el caso de los cabellos frágiles y finos, es importante respetar el cuero cabelludo adoptando pequeñas medidas fundamentales para salvaguardar la estructura capilar:

Elige un champú suave y específico

Para cabellos frágiles; los mejores están disponibles en las farmacias. Evite las fórmulas demasiado espumosas, ricas en tensioactivos, sustancias agresivas y potencialmente alergénicas. 

El calor es el enemigo del cabello

Así que cuando te seques el pelo presta atención a la potencia del secador y utiliza aire tibio. No se recomienda utilizar la plancha.

Peina tu cabello cuando esté seco, prefiriendo un peine de madera de dientes anchos y un cepillo.

El pelo mojado

Este es más frágil y se rompe más fácilmente.

Deben evitarse los tratamientos químicos como las permanentes, la coloración y el blanqueo.

Atar el pelo

De forma demasiado apretada estresa los bulbos pilosos y debilita los tallos del cabello.

Tocar el cabello todo el tiempo

Favorece su debilitamiento y rotura. Sería bueno seguir una rutina de belleza completa para fortalecer el cabello.

Se trata de la utilización combinada de ampollas anticaída, champú, mascarilla o acondicionador y un suplemento de bienestar capilar para conseguir una acción desde el interior.

Las proteínas ayudan

La queratina es una de las principales proteínas que componen el cabello. Por eso, en caso de adelgazamiento o de pérdida importante del cabello, puede ser eficaz introducir en la dieta diaria alimentos ricos en proteínas.

La carne blanca, el pescado, los huevos y las legumbres son esenciales. En combinación, se recomiendan frutas y verduras ricas en vitaminas B, A, C y E. En primavera puede ser útil añadir a la dieta diaria suplementos ricos en selenio, zinc, cobre y biotina.

Suscríbete

Últimos Artículos

Ponte en contacto con nosotros

3,430SeguidoresSeguir
0suscriptoresSuscribirte

Últimos Artículos