Puedes padecer de TOC y no lo sabes

El Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC),  no es otra cosa que un trastorno mental y quienes lo padecen,  generan pensamientos, sentimientos , ideas o sensaciones que rayan en lo repetitivo e inconsciente que impulsan a la persona a realizar algo una y otra vez de manera incontrolable.


En otras palabras, una de las principales características de un paciente con TOC , es la alteración de la conexión con el cerebro,  toda vez que quien lo padece manifiesta una disfunción en lo que se refiere  a la sincronización de una actividad entre distintos grupos de neuronas, de acuerdo a las más recientes investigaciones  médicas .


El TOC  genera una serie de obsesiones de carácter compulsivo, realizar algo no deseable una y otra vez y, a medida de su avance,  interfiere  en las actividades diarias de los pacientes causando un enorme sufrimiento a nivel emocional.


En la mayoría de los casos, quien padece de TOC trata de detener tales obsesiones, pero sin embargo, eso lo que hace es aumentar el sufrimiento emocional  y generar mayor ansiedad, y por último, se identifica con la necesidad de realizar una serie de actos compulsivos,  con miras a aliviar situaciones de estrés, impulso que se manifiesta una y otra vez., creando un comportamiento ritualista o una especie de círculo vicioso que impone el propio TOC.


¿Cómo y por qué se manifiesta?


El TOC  generalmente se ubica en ciertos temas específicos y quizás uno de los más comunes, es aquél que expresa el temor a contaminarse con gérmenes, bacterias o virus y en este caso, para neutralizar esos temores el paciente  puede lavar sus manos constantemente  de manera compulsiva, muchas veces hasta  llevarlas al extremo de irritarlas o dejarlas agrietadas. 

También quien padece el TOC puede manifestar un sentimiento de vergüenza por alguna afección, sin embargo el tratamiento puede ser eficaz.  Existen casos los pacientes no suelen darse cuenta de que tales compulsiones rebosan las márgenes de la racionalidad y el exceso, lo que sin duda alguna interfieren  en su desenvolvimiento social, laboral o estudiantil.


Otros de los temas del TOC son  por ejemplo, comprobar una y otra vez las puertas y  de este modo constatar que estén realmente bien cerradas, la constante revisión en el área de cocina  repetidamente con el fin de cerciorarse que se encuentren apagadas las estufas,  manifestar un estrés  intenso cuando algunos objetos  no están ubicados ordenadamente o en cierta forma simétrica, o hasta un apretón de manos podría generar  algún estrés,  obsesiones que suelen acrecentarse cuando la persona o afectado desea pensar en otra cosa.


Mantener una rutina  u orden muy estricto,  repetir  muchas veces casi en silencio una frase, palabra u oración también pueden ser manifestaciones propias de quien padece un trastorno obsesivo compulsivo.


Los orígenes del TOC siguen siendo un misterio para los investigadores, sin embargo hay quienes plantean la teoría  de estar ligados al componente biológico, como  los cambios la química del cuerpo que alteran las funciones del cerebro, los miedos obsesivos aprendidos al observar familiares en situaciones  compulsivas o eventos traumáticos y estresantes también pueden contribuir a su desarrollo posterior.

La gravedad varía


Le edad promedio de manifestación de un trastorno obsesivo compulsivo se centra  en la adolescencia o en la etapa adulta joven, sin embargo durante la infancia pueden presentarse este tipo de episodios.


La sintomatología avanza progresivamente  con tendencia  a variar en  su gravedad  en el transcurso de la vida y la compulsiones y obsesiones  también pueden sufrir cambios en el tiempo.


En muchos casos, los síntomas empeoran a medida  que se registran mayores niveles de estrés. El TOC suele considerarse un trastorno de por vida  y puede pasar de síntomas leves a moderados y luego más graves, al punto de llegar a incapacitar a quienes lo padecen. 


Hay que destacar en este caso,  la gran diferencia entre ser perfeccionista al buscar resultados perfectos o un rendimiento al máximo  y padecer de TOC , por cuanto los que padecen este trastorno  no solo manifiestan preocupaciones únicamente excesivas por problemas específicos en sus vidas sino que llegan   a afectar su calidad de vida, requiriendo de forma  inmediata atención médica con un profesional de la salud mental. 


Tratamiento


Existen en la actualidad  dos tipos de tratamientos que han mostrado su eficacia para el tratamiento del trastorno obsesivo compulsivo y se dirigen hacia lo farmacológico  y la terapia cognitiva conductual.


Por otro lado, el tratamiento cognitivo conductual  es compatible con el tratamiento farmacológico , ha reflejado una eficacia parecida  o superior, pero con menor índice de recaídas. 

Demostrada su eficacia, el tratamiento atraviesa una serie de problemas que se enfrentan actualmente, por cuanto se producen recaídas y gran cantidad de pacientes que se apartan del profesional de la salud mental, porque el método mayormente resulta  exigente y fuerte  tanto para el paciente como para el médico tratante.

Raul Alvarez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

"Ser o no ser": lo que se debate a través del TOC homosexual

Mié Feb 10 , 2021
Son muchas las personas que, sin imaginárselo viven con el tormento de ser homosexuales, aún cuando puedan ser heterosexuales, sin embargo en algún momento dado se hacen el cuestionamiento muy internamente al manifestar algunas dudas. Justo […]

Archivos

Categorías

Meta

Encuéntranos

Contacto
davalorsalud@gmail.com

Horas
Lunes a viernes: de 9:00 a 17:00 h.
Sábado y domingo: de 11:00 a 15:00 h.