soplos inocentes
Cardiologia Enfermedades Salud

Soplos inocentes en los niños suelen desaparecer durante el crecimiento

Los soplos cardíacos son sonidos durante el ciclo de los latidos del corazón, se sienten como silbidos producidos por la sangre turbulenta en el corazón o cerca de él. Estos sonidos pueden escucharse con un estetoscopio. Un latido cardíaco normal produce dos sonidos como “lubb-dupp” (a veces descrito como “lub-DUP”), que son los sonidos del cierre de las válvulas del corazón.

¿Qué es un soplo en el corazón y cómo se cura?

Los soplos cardíacos pueden estar presentes al nacer (congénitos) o desarrollarse más tarde en la vida. Un soplo cardíaco no es una enfermedad, pero los soplos pueden indicar un problema cardíaco subyacente. A menudo, los soplos cardíacos son inofensivos (inocentes) y no necesitan tratamiento. Algunos soplos cardíacos pueden requerir pruebas de seguimiento para asegurarse de que el soplo no es causado por una afección cardíaca subyacente grave. El tratamiento, si es necesario, se dirige a la causa del soplo cardíaco.

Síntomas

Si usted tiene un soplo inofensivo, más comúnmente conocido como soplo inocente, es probable que no tenga ningún otro signo o síntoma. Un soplo cardíaco anormal puede no causar otros signos o síntomas obvios, aparte del sonido inusual que el médico escucha al escuchar el corazón con un estetoscopio. Pero si tiene estos signos o síntomas, pueden ser consecuencias de un soplo en el corazón y otro problema cardiaco:

Piel que se ve azul, especialmente en la punta de los dedos y los labios.

Hinchazón o aumento repentino de peso.

La falta de aliento.

Tos crónica.

Hígado agrandado.

Venas del cuello agrandadas.

Poco apetito y falta de crecimiento normal (en los niños).

Sudor intenso con un mínimo o ningún esfuerzo.

Dolor en el pecho.

Mareos.

Desmayos.

Soplo en el corazón en bebés

La mayoría de los soplos cardíacos no son graves, pero si cree que usted o su hijo tienen un soplo cardíaco, haga una cita para ver a su médico de cabecera. Su médico puede decirle si el soplo es inocente y no requiere ningún tratamiento adicional o si un problema cardíaco subyacente necesita ser examinado más a fondo.

Causas

Hay dos tipos de soplos cardíacos: los soplos inocentes y los anormales. Una persona con un soplo inocente tiene un corazón normal. Este tipo de soplo cardíaco es común en los recién nacidos y los niños. Un soplo cardíaco anormal es más grave. En los niños, los soplos anormales suelen ser causados por enfermedades cardíacas congénitas. En los adultos, los soplos anormales suelen deberse a problemas adquiridos de las válvulas cardíacas.

Soplos cardíacos inocentes

Un soplo inocente puede ocurrir cuando la sangre fluye más rápidamente de lo normal a través del corazón. Las condiciones que pueden causar el flujo rápido de la sangre a través del corazón, resultando en un soplo cardiaco inocente, incluyen:

Actividad física o ejercicio.

Embarazo.

Fiebre.

No tener suficientes glóbulos rojos sanos para transportar el oxígeno adecuado a los tejidos del cuerpo (anemia).

Una cantidad excesiva de hormona tiroidea en su cuerpo (hipertiroidismo).

Fases de crecimiento rápido, como la adolescencia.

En cuanto al tratamiento de un soplo en el corazón, vale acotar que pueden desaparecer con el tiempo o pueden durar toda la vida sin causar más problemas de salud.

Clasificación de los soplos cardíacos

Según el origen, están sujetos a diferentes causas y pueden aparecer en cualquier momento.

Soplos cardíacos anormales

La causa más común de un soplo en el corazón en niños, es cuando los bebés nacen con problemas estructurales del corazón (defectos cardíacos congénitos).Los defectos congénitos comunes que causan soplos cardíacos incluyen:

Agujeros en el corazón o derivaciones cardíacas

Conocidos como defectos septales, los agujeros en el corazón pueden o no ser graves, dependiendo del tamaño del agujero y su ubicación. Las derivaciones cardíacas se producen cuando hay un flujo de sangre anormal entre las cámaras del corazón o los vasos sanguíneos, lo que puede provocar un soplo sistólico.

Anomalías de las válvulas cardíacas

Las anomalías congénitas de las válvulas cardíacas están presentes al nacer, pero a veces no se descubren hasta mucho más tarde en la vida. Entre los ejemplos se incluyen las válvulas que no dejan pasar suficiente sangre por ellas (estenosis) o las que no cierran correctamente y tienen fugas (regurgitación).

Otras causas de soplos cardíacos anormales incluyen infecciones y afecciones que dañan las estructuras del corazón y son más comunes en niños mayores o adultos. Por ejemplo:

Calcificación de la válvula

Este endurecimiento o engrosamiento de las válvulas, como en la estenosis mitral o la estenosis de la válvula aórtica, puede ocurrir a medida que se envejece. Las válvulas pueden estrecharse (estenosis), lo que dificulta el flujo de la sangre a través del corazón, provocando soplos.

Endocarditis

Esta infección del revestimiento interno del corazón y las válvulas suele producirse cuando las bacterias u otros gérmenes de otra parte del cuerpo, como la boca, se propagan por el torrente sanguíneo y se alojan en el corazón.

Si no se trata, la endocarditis puede dañar o destruir las válvulas del corazón. Esta afección suele presentarse en personas que ya tienen anomalías en las válvulas cardíacas.

Fiebre reumática

Aunque actualmente es poco frecuente en los Estados Unidos, la fiebre reumática es una afección grave que puede ocurrir cuando no se recibe un tratamiento inmediato o completo para una infección de garganta por estreptococos. Puede afectar permanentemente las válvulas cardíacas e interferir con el flujo normal de la sangre a través del corazón.

Factores de riesgo

Hay factores de riesgo que aumentan las posibilidades de desarrollar un soplo cardíaco, entre ellos:

Antecedentes familiares de un defecto cardíaco

Si los parientes de sangre han tenido un defecto cardíaco, eso aumenta la probabilidad de que usted o su hijo también puedan tener un defecto cardíaco y un soplo cardíaco.

Ciertas condiciones médicas, incluyendo la presión arterial alta no controlada (hipertensión), el hipertiroidismo, una infección del revestimiento del corazón (endocarditis), la presión arterial alta en los pulmones (hipertensión pulmonar), el síndrome carcinoide, el síndrome hipereosinofílico, el lupus eritematoso sistémico, la artritis reumatoide, el debilitamiento del músculo cardíaco o los antecedentes de fiebre reumática, pueden aumentar el riesgo de que se produzca un soplo cardíaco más adelante en la vida.

Entre los factores que aumentan el riesgo de que su bebé desarrolle un soplo cardíaco se incluyen:

Enfermedades durante el embarazo

El hecho de padecer algunas afecciones durante el embarazo, como una diabetes no controlada o una infección de rubéola, aumenta el riesgo de que su bebé desarrolle defectos cardíacos y un soplo cardíaco.

Tomar ciertos medicamentos o drogas ilegales durante el embarazo. El uso de ciertos medicamentos, el alcohol o las drogas puede dañar al bebé en desarrollo, provocando defectos cardíacos.

Prevención

Aunque no hay mucho que se pueda hacer para prevenir un soplo cardíaco, es tranquilizador saber que los soplos cardíacos no son una enfermedad y a menudo son inofensivos. En el caso de los niños, muchos soplos desaparecen por sí solos a medida que los niños crecen. En los adultos, los soplos pueden desaparecer a medida que mejora la condición subyacente que los causa.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *