sifilis
Enfermedades Infecciones Salud

Síntomas y tratamiento de la sífilis

La sífilis es una infección de transmisión sexual (ITS) que causa llagas, ampollas o úlceras infectadas en los genitales, el ano (fondo) o la boca

Normalmente se transmite a través del sexo sin condón o al compartir juguetes sexuales con alguien que tiene la infección. El uso de condones y barreras dentales durante el sexo vaginal, anal y oral puede protegerte de contraer la sífilis. Para que sea eficaz, cualquier llaga o erupción debe estar cubierta.

Si crees que existe la posibilidad de que tengas sífilis, es importante que te hagas la prueba y te trates pronto. La sífilis se puede curar, pero sin tratamiento puede causar problemas de salud duraderos. Puede transmitirse de madre a hijo, por lo que es importante que las mujeres se hagan la prueba de la sífilis durante el embarazo.

¿Qué es la sífilis?

La sífilis es una infección de transmisión sexual (ITS). Se transmite por medio de las relaciones sexuales sin preservativo, por compartir agujas y equipos de inyección y de madre a hijo durante el embarazo. La sífilis no se transmite por compartir comida, abrazar o usar el mismo baño que una persona infectada.

¿Cómo se contrae y se previene la sífilis?

El sexo y la sífilis

La sífilis se transmite más comúnmente a través del sexo vaginal, anal u oral sin condón o barrera dental, con alguien que tiene sífilis. Una persona puede contagiar la sífilis aunque no tenga ningún síntoma. Causa llagas o erupciones infecciosas. El contacto con estas llagas y erupciones es la principal forma de transmisión de la sífilis. Esto significa que la infección se puede transmitir por contacto genital o por relaciones sexuales, aunque no se eyacule (o se acumule).

¿Cómo puedo evitar que la sífilis se transmita a través de las relaciones sexuales?

La mejor manera de prevenir la transmisión de la sífilis es usar condones y barreras dentales de manera correcta y consistente en las relaciones sexuales. Asegúrate de usar un condón nuevo cada vez y recuerda que el condón o el protector dental debe cubrir las llagas o erupciones o de lo contrario no estarás protegido.

La sífilis también puede transmitirse al compartir juguetes sexuales. Para reducir el riesgo de sífilis, evita compartir tus juguetes sexuales o asegúrate de lavarlos y cubrirlos con un nuevo condón entre cada uso.

Es importante hacer pruebas regularmente para detectar la sífilis y otras enfermedades de transmisión sexual, especialmente si tienes múltiples parejas sexuales. Hablar con tus parejas sobre tu salud sexual y conocer el estado de cada uno de ellos te ayuda a proteger tu salud sexual.

La PrEP no evita que contraigas sífilis, como tampoco lo hace la píldora anticonceptiva u otras formas de anticoncepción (aparte de los condones).

Compartir agujas y transfusiones de sangre

La sífilis puede transmitirse compartiendo agujas y equipos de inyección. Para reducir el riesgo, evite compartirlos. Lea más información sobre cómo conseguir nuevas agujas e inyectarse de forma segura.

Es posible que la sífilis se transmita a través de las transfusiones de sangre, pero esto es muy poco frecuente ya que la mayoría de los lugares analizan la sangre para detectar infecciones antes de las transfusiones. Si le preocupa una transfusión de sangre, hable con su proveedor de atención médica.

La sífilis y el embarazo

La sífilis puede transmitirse de madre a hijo durante el embarazo (esto se denomina sífilis congénita). Para evitar la transmisión, es importante que las mujeres se hagan la prueba durante el embarazo. Se aconseja a las mujeres embarazadas que se hagan la prueba en su primera cita prenatal, así como después de cualquier momento en el que crean que corren el riesgo de contraer sífilis.

Si el resultado de la prueba es positivo, el profesional sanitario le ofrecerá antibióticos para curar la infección para usted y su bebé. Es importante que tome el tratamiento, porque sin él la sífilis puede ser muy peligrosa para su bebé, aumenta el riesgo de aborto y de nacimiento prematuro. Hable con su médico o con el personal sanitario para obtener más información y consejos.

¿Cuáles son los síntomas de la sífilis?

Muchas personas con sífilis no notarán ningún síntoma durante años, por lo que si cree que existe la posibilidad de tener sífilis, no espere a que se desarrollen los síntomas, simplemente vaya a hacerse una prueba. Sin tratamiento, la infección por sífilis se desarrolla a través de diferentes etapas y puede llegar a ser más grave, extendiéndose a otras partes del cuerpo.

Síntomas tempranos

Lo primero que una persona puede notar es una llaga indolora (llamada chancro), generalmente alrededor del ano o los genitales. Una persona suele tenerla alrededor de 2 a 3 semanas después de la infección, pero no todo el mundo experimenta este síntoma. Los chancros normalmente se curan por sí solos, pero sin tratamiento la infección progresará y se desarrollarán más síntomas y problemas de salud.

Síntomas posteriores

Unas pocas semanas después de que hayan pasado los primeros síntomas, es posible que empiece a sentirse mal, con fiebre o dolor de cabeza y que note una pérdida de peso o crecimientos de la piel alrededor del ano o los genitales. Algunas personas tienen sarpullidos en el cuerpo, a menudo en las palmas de las manos o las plantas de los pies.

Etapa latente

Después de esto, una persona puede vivir con sífilis durante años sin ningún signo de infección. Esto se conoce como la “etapa latente” de la infección. Sin embargo, si la sífilis sigue sin diagnosticarse ni tratarse, la infección continuará causando graves problemas de salud.

Problemas si no se trata (sífilis en fase avanzada)

Si no se trata, la sífilis acabará causando graves problemas de salud. Puede causar daños irreversibles en el corazón, el cerebro y el sistema nervioso y provocar la pérdida de la vista, el oído y otros problemas. Someterse a una prueba y a un tratamiento a tiempo significa que puede evitar que esto suceda, permitiéndole una recuperación completa.

¿Cómo se hace la prueba de la sífilis?

Hacerse pruebas regularmente para detectar las enfermedades de transmisión sexual, incluida la sífilis, es una de las mejores formas de cuidar la salud. Para hacer la prueba, un profesional de la salud hará un análisis de sangre. La prueba no duele y sólo se toma una pequeña cantidad de sangre.

Un profesional sanitario también puede examinar su zona genital, la boca y la garganta, para comprobar si hay sarpullidos o crecimientos. Si tiene llagas, se le tomará un hisopo de éstas. No deberías sentirte avergonzado de ir a estos exámenes, son una parte normal del cuidado de tu salud y el trabajador de la salud los hará todo el tiempo.

Si el resultado es positivo para la sífilis, es importante que se lo comunique a sus parejas sexuales actuales o recientes, ya que ellas también tendrán que hacerse la prueba. El trabajador sanitario puede aconsejarle cómo decírselo o puede ofrecerse a decírselo de forma anónima por usted. También deberías hacerte pruebas para detectar otras ETS.

¿Cómo se trata la sífilis?

La sífilis se puede curar con antibióticos. Sin embargo, es importante que te hagas las pruebas y te trates pronto, ya que algunos problemas de salud causados por la sífilis en su etapa tardía no se pueden resolver. Los antibióticos específicos que se utilizan para tratar la sífilis pueden variar dependiendo del lugar donde te encuentres.

El profesional sanitario podrá informarle cuando la infección se haya resuelto. Puede aconsejarle que evite tener relaciones sexuales hasta que termine el tratamiento, las llagas se hayan curado y le digan que está bien. Recuerde, el haber sido tratado por sífilis previamente no lo hace inmune. Todavía puedes contraer sífilis de nuevo.

Sífilis y VIH

Si se le ha diagnosticado sífilis, también debe hacerse la prueba del VIH. Tener una ETS, incluyendo la sífilis, puede aumentar el riesgo de contraer el VIH. Esto se debe a que tener una ETS, especialmente una que causa llagas, hace que sea más fácil que el VIH entre en tu cuerpo y cause una infección.

Las personas que viven con el VIH también pueden tener más probabilidades de contraer sífilis. Esto es especialmente cierto en el caso de las personas que no están en tratamiento o que tienen un recuento de CD4 más bajo. Eres más vulnerable a las infecciones, como la sífilis, si tu sistema inmunológico es más débil.

La sífilis también puede progresar más rápidamente en las personas que viven con el VIH, por lo que si usted vive con el VIH y cree que existe la posibilidad de que tenga sífilis, es importante que se haga las pruebas y reciba tratamiento a tiempo.

Hable con su proveedor de atención médica si usted vive con el VIH y está tomando tratamiento para la sífilis, para asegurarse de que la medicación para la sífilis no afectará su tratamiento antirretroviral (ART).

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *