Lo bueno, lo malo y lo feo de consumir sal

Generalmente en nuestras mesas nunca falta y en la mayoría de los alimentos que elaboramos tampoco, la sal es un mineral que encontramos en la naturaleza en forma de cristal y su nombre químico es cloruro de sodio y está compuesto por 40% sodio y 60% cloro.

Con la sal tenemos la forma más común de consumir sodio, elemento electrolito esencial para nuestro organismo y entre las funciones primordiales figuran regular el ph sanguíneo y los líquidos en el organismo, contribuye con la absorción del potasio que es vital para los procesos de contracción muscular, entre otros.

También es importante consumir frutas y vegetales ricos en potasio, las cuales ayudarán a contrarrestar algunos efectos dañinos del sodio sobre la presión arterial.

En nuestro esquema alimenticio, la sal puede provenir de productores elaborados, bien sea porque son ricos en sodio como carnes procesadas, jamón, tocino, quesos, fideos instantáneos o se consumen en grandes cantidades en productos como el pan.

También suele suceder cuando agregamos sal a nuestras preparaciones, en forma de caldo o sazonadores elaborados o también en nuestra mesa con sal, salsa soya (Soja), de modo que su elevado consumo puede contribuir con la aparición de la hipertensión arterial y aumentar el riesgo de padecer enfermedades cardíacas.

De acuerdo a datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), anualmente pudieran evitarse 2,5 millones de defunciones si se reduce a nivel mundial a lo que se recomienda para su consumo, es decir 5 gramos por persona al día o una cucharadita de la utilizada para el té.

Tips para consumir menos sal

-Utilizar especias aromáticas, picante y limón como parte de la elaboración de las comidas.
-Cocinar sin sal y añadir en el plato una vez listo para consumir 1 gramo de sal como se recomienda.

-No colocar saleros en la mesa una vez servido y estimular desde niños a las personas a no agregar sal en las preparaciones y sentir el sabor natural de los alimentos y especias con las cuales se preparó.

-Evitar el consumo de pasabocas, encurtidos, fiambres y quesos muy madurados, ya que son los alimentos con mayor cantidad de sodio.

– La opción del salero sin sal también es una alternativa válida en la mesa y se trata de poner en en un salero 3 cucharadas de pimienta, 1 cucharada de ajo en polvo deshidratado, y 1 cucharada de ají molido, lo que aportará mucho sabor a las preparaciones sin sumarle sodio.

– Existe la creencia que la sal marina es “más saludable” que la refinada, por el simple hecho de ser “natural”, cualquiera sea el origen, es el sodio en exceso el causante de los problemas de salud.

Raul Alvarez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

Comparte lo saludable y natural de la comida mediterránea

Jue Jul 22 , 2021
La comida griega conocida también como mediterránea debido a su frescura, naturalidad, ingredientes utilizados y además por sus múltiples beneficios para la salud en todos los aspectos, sigue ganando espacios y adeptos en Barcelona y […]

Archivos

Categorías

Meta

Encuéntranos

Contacto
davalorsalud@gmail.com

Horas
Lunes a viernes: de 9:00 a 17:00 h.
Sábado y domingo: de 11:00 a 15:00 h.