inseminación artificial
Ginecología Hombre Mujer Salud

Recomendaciones y proceso de la Inseminación Artificial

La reproducción asistida es el conjunto de tratamientos y técnicas para ayudar a lograr el embarazo cuando se presenta algún tipo de problema que se lo impide a la pareja o mujer. 

Las pruebas iniciales que debe realizar una pareja para establecer el diagnóstico de su problema de esterilidad es un estudio de esterilidad. Estas pruebas diagnósticas se centran en el estudio tanto de factores de esterilidad masculina como femenina.

Por otro lado, en la elección del tratamiento es importante estar asesorado por un equipo de profesionales que indiquen qué técnica se adapta más a cada caso. En el caso de Barcelona IVF, son una clínica de reproducción asistida en Barcelona con 10 años de experiencia y una trayectoria profesional destacada. A lo largo de todos estos años, han ayudado a más de 2000 mujeres a lograr su embarazo de forma satisfactoria.

Cuentan con un equipo de 60 profesionales y aplican técnicas de vanguardia de la mano tecnología de última generación. Todo ello con el fin de ofrecer diagnósticos y tratamientos personalizados que logren resultados positivos para las mujeres que desean ser madres.

Para aquellos que consideren la inseminación artificial, deben saber que es un tratamiento de fertilidad en el cual se deposita una muestra de semen en el interior del útero en el momento en el que la mujer está ovulando y que se realiza en aquellos casos en los que, tras el estudio de la mujer y del hombre, las pruebas son normales pero aún así la pareja presenta dificultad para concebir un bebé de manera natural. 

Se recomienda en casos en los que la mujer no supere los 38 años, aunque podría ampliarse cuando no se trate de un problema de esterilidad. Las indicaciones para una inseminación artificial son:

  • Sin pareja o con pareja femenina que necesiten utilizar semen de un donante
  • Cuando la causa de la esterilidad es desconocida a pesar de haber realizado el estudio básico de fertilidad
  • Cuando hay un factor masculino leve que se puede mejorar con la preparación del semen en el laboratorio
  • Cuando hay un factor masculino severo que recomienda utilizar semen de donante
  • Cuando hay alteraciones de la ovulación
  • Cuando una pareja tiene dificultades para mantener relaciones sexuales

En todos estos casos se recomienda acudir a una “clínica de inseminación artificial” especializada en reproducción asistida para lograr el embarazo.

Los mejores resultados se obtienen cuando el tiempo de esterilidad es corto (menos de dos años) y cuando la edad de la mujer es menor a 38 años. También es indicado para aquellas mujeres sin pareja masculina que deseen quedarse embarazadas gracias a un banco de semen. 

En la clínica Barcelona IVF se realizan tratamientos de inseminación artificial con semen de la pareja o con semen de donante, por lo que la paciente puede acudir siempre que lo desee sin importar que tenga pareja o que su pareja sea femenina. En España los tratamientos de reproducción asistida pueden realizarse a toda mujer mayor de edad que preste su consentimiento con independencia de su estado civil o su orientación sexual.

La inseminación artificial puede realizarse en ciclo natural o en ciclo estimulado. Para que haya más probabilidad de éxito en la clínica se recomienda que el proceso de la inseminación artificial se realice en un ciclo estimulado, de esta manera, se aumenta la tasa de embarazo.

El principal riesgo de este tratamiento es el embarazo múltiple, que dependerá del número de folículos que se desarrollen durante la fase de estimulación. Este riesgo es controlable con la monitorización ecográfica del tratamiento.

La tasa de éxito de una inseminación artificial depende de la edad de la mujer y suele ser similar a la de una pareja no estéril en un ciclo natural, es decir, alrededor del 20-25 % dependiendo de la procedencia del semen.

A continuación, te contamos cual es el proceso a seguir para realizar este tratamiento:

El tratamiento se inicia el tercer día del ciclo, contando que el día 1 de ciclo siempre será el primer día de regla (no hay que tener en cuentas los pequeños días de pérdidas que pueden preceder a la regla).

Los ovarios se estimulan suavemente con inyecciones subcutáneas diarias de hormonas para inducir el crecimiento de uno o dos folículos. Al cabo de 5-7 días de la primera inyección se realiza una ecografía para valorar el crecimiento de los folículos y así poder ajustar la dosis a la respuesta o decidir en que momento se desencadena la ovulación.

Normalmente con dos o tres ecografías se alcanza el tamaño folicular deseado (alrededor de 18-20 mm) y se puede provocar la ovulación con una inyección de HCG también subcutánea. A las 36-40 horas de esta inyección el varón obtiene una muestra de semen que se prepara y capacita para seleccionar los mejores espermatozoides.

Posteriormente, de forma ambulatoria, se introduce un catéter fino en la cavidad uterina a través del cérvix donde se libera todo el semen preparado. A partir de este día hay que esperar unos 12-14 días para ver si a la paciente está embarazada.

La calidad del semen es un factor determinante en el resultado final. Tras varios intentos, en caso de no conseguir un embarazo se puede valorar, dependiendo del caso en concreto, cambiar a una técnica más compleja como es la fecundación in vitro (FIV).

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *