Radioterapia, conoce los últimos avances en este tratamiento

En los últimos tiempos, los tratamientos contra el cáncer han avanzado mucho, aumentando considerablemente la esperanza de vida de los pacientes. La radioterapia es una de las técnicas más frecuentes utilizadas para atacar esta enfermedad, y por supuesto, también ha evolucionado gracias a la tecnología.

Este método consiste en aplicar en las zonas afectadas una concentración específica de radiación, la cual puede provenir de rayos gamma, rayos X, haces de electrones, entre otros. Esto ataca las células malignas del tumor, alterando su ADN, causándole daño, especialmente en el mecanismo reproductor.

A pesar de que este tratamiento también causa daños a los tejidos sanos, estos tienen mayor capacidad de sanar, por lo que sobreviven a la Radioterapia. Mientras que las células cancerígenas tardan más en reponerse, por lo que eventualmente mueren y desaparecen.

La tecnología y la radioterapia

Gracias a los avances de la tecnología en materia de medicina, los tratamientos con radioterapia han cambiado y mejorado mucho. Hoy en día existe una gran variedad de técnicas que se aplican según el tipo de Cáncer, ayudando a minimizar los efectos secundarios y aumentar los resultados positivos.

Tanto los equipos modernos como el software utilizado para manejarlos, permite aplicar un tratamiento aún más específico, ajustando las dosis y focalizando la aplicación de estos rayos. Esto ayuda también a reducir el tiempo de exposición del paciente, lo que se traduce en menos daños para el tejido sano.

Para esto, las radioterapias se valen de herramientas tan avanzadas como las imágenes en 2D y 3D, permitiendo conocer la ubicación y alcance real del tumor. Otra de las técnicas usadas actualmente consiste en un mecanismo que permite configurar la aceleración de los rayos, lo que aumenta la precisión del tratamiento.

¿Quiénes reciben radioterapia?

Más de un 70% de los pacientes diagnosticados con cáncer reciben radioterapia como parte del tratamiento multidisciplinar. Este método resulta altamente eficiente, siendo que alrededor del 40% de los enfermos dados de alta han recibido algunas sesiones, ayudando a reducir y eliminar los tumores.

En algunos casos, cuando el tumor ha sido detectado en su etapa temprana, y dependiendo del tipo de Cáncer, se ha logrado curar únicamente con radioterapia.

¿Cuáles son algunos de los tipos de radioterapia?

Como ya mencionamos, existe una amplia variedad de técnicas modernas para la aplicación de la radioterapia. Por supuesto, cada una de ellas ofrece ventajas para los pacientes que reciben el tratamiento.

  • Radioterapia de intensidad modulada. Consiste en la aplicación de múltiples radiaciones que se focalizan sobre el tumor, permitiendo una mayor localización del mismo, y de los rayos.
  • Radiocirugía. Es un tratamiento preciso que permite manejar lesiones pequeñas ubicadas en la cavidad craneal. Las exposiciones son específicas, ya que se apoyan con la tecnología de imagen.
  • Braquiterapia. Dependiendo de la ubicación del tumor, permite la aplicación del tratamiento con rayos de gran intensidad, confinados a un volumen reducido, gracias a una fuente radioactiva. De esta forma se protege más el tejido sano y se minimizan los efectos secundarios.
  • Radioterapia volumétrica. Similar a la de intensidad modulada, con la diferencia de que cuenta con un acelerador que permite reducir el tiempo de la exposición.

Tratamientos de Radioterapia con imagen

El uso de las imágenes como complemento en la aplicación de las radioterapias ha traído resultados positivos y beneficiosos para los pacientes. Por ejemplo, es posible conocer la ubicación de los tumores y observar los cambios que ha presentado durante el tratamiento.

De esta manera se facilitan los cálculos de la cantidad y duración de las sesiones necesarias para combatir el tumor. Al mismo tiempo, el tratamiento es aún más preciso e incluso es posible realizar correcciones en cuanto a la localización de la zona afectada, y por consiguiente la postura del paciente al momento de recibir la radioterapia.

En algunos casos, es posible crear simulaciones antes de recibir la radioterapia, lo que resulta muy útil con aquellos tumores que están en “movimiento” debido a la respiración, por ejemplo.

Gracias a tecnologías como el Gatin / TAC 4D es posible sincronizar la aplicación de los rayos con la respiración del paciente. De esta forma, la radioterapia continúa siendo localizada, afectando la menor cantidad de tejido sano.

 

 

Suscríbete

Últimos Artículos

Ponte en contacto con nosotros

3,429SeguidoresSeguir
0suscriptoresSuscribirte

Últimos Artículos