¿Qué son los biomarcadores y cómo funcionan en el diagnóstico de una patología?

Los biomarcadores son pruebas que identifican genes, proteínas u otras sustancias en el cuerpo que indican un estado biológico. Se emplean para detectar el riesgo o progresión de una enfermedad como, por ejemplo, el cáncer. Interpretando las cifras, junto a otras pruebas, que suelen ser biopsias o imagen, se puede detectar el estado de gravedad en el que se encuentra un cáncer o si ha empezado a manifestarse de manera incipiente.

Hay una gran variedad de biomarcadores y estos funcionan como herramienta fundamental en la toma de decisiones, permite individuar los tratamientos y aplicar terapias más efectivas y con menos efectos secundarios.          

Para realizar esta prueba de biomarcadores se extrae una muestra de las células cancerosas. Si el tumor es sólido, el médico puede optar por extirpen la muestra durante la cirugía o, si no hay cirugía, puede hacerse una biopsia. Si el cáncer es de la sangre o si la obtención de una biopsia del tumor es arriesgada, por ejemplo, porque es difícil llegar al él con una aguja, le extraerán sangre para una de biomarcadores biopsia líquida.

Las muestras son examinadas por un laboratorio que, posteriormente, realiza un informe con la lista de biomarcadores presentes en las células cancerosas y los tratamientos posibles. El equipo médico le explicará los resultados y le ayudará a decidir el mejor tratamiento. 

Para algunas pruebas de biomarcadores que analizan genes, también se pide una muestra de células sanas que, por lo general, se obtienen de la sangre, la saliva o la piel. Estas pruebas comparan las células cancerosas con las sanas para identificar mutaciones somáticas (cambios genéticos que ocurrieron durante su vida). Estas mutaciones causan la mayoría de los cánceres y no se transmiten a la descendencia.

Desde hace años se vienen realizando grandes esfuerzos en investigación para descubrir los biomarcadores específicos de cada tipo de cáncer, con resultados asombrosos y altamente esperanzadores.

En el caso del cáncer de próstata, una de las principales causas de muerte en hombres en todo el mundo el biomarcador prostático más común es el PSA (Antígeno Prostático Específico), una sustancia que sintetizan las células de la próstata cuya función principal es disolver coágulos seminales. Cuando un hombre está enfermo, una pequeña cantidad de PSA pasa a la sangre. Es importante tener en cuenta, tal y como afirma el doctor Juan Justo Quintas, urólogo especialista en cáncer de próstata en ROC Clinic que a veces, la presencia de PSA no indica necesariamente cáncer, sino cierta sospecha de engrosamiento de la glándula. También hay que tener en cuenta que otras causas pueden elevar el PSA, como una infección en la próstata, en la orina, una inflamación aguda o crónica de la próstata, o una hiperplasia benigna (agradamiento anormal sin ser cáncer).

La mayoría de los varones presentan valores inferiores a 4 ng/mL en sangre, lo cual no es necesariamente indicativo de cáncer de próstata. En el caso del existir niveles superiores a 4 y hasta 10 ng/mL de sangre, se considera un intervalo límite para el cáncer de próstata. La elevación del PSA en el plasma resulta proporcional a la masa tumoral presente, de modo que la detección de PSA en la sangre es sospecha de la presencia de un cáncer prostático y sus valores pueden dar una idea de su gravedad.

Gracias al análisis del PSA se evitan biopsias de próstata innecesarias, o se puede obtener una sospecha de lo que está pasando en el caso de que, tras la biopsia, sigan aumentando sus niveles. Los expertos apuntan y recomiendan hacerse una prueba del PSA a partir de los 40 años si se tiene o ha tenido algún familiar con cáncer de próstata.

Si se detectan niveles altos de PSA, el urólogo recomienda una ecografía rectal, radiografía o una cistoscopia (prueba que estudia la pared interna de la vejiga y los tubos que conducen la orina al exterior). Por descontado, el tacto rectal es la primera prueba que se realiza en el diagnóstico de cáncer de próstata que se realiza a nivel ambulatorio, ya que puede sugerir la existencia de un engrosamiento de la próstata y que, en tal caso, desencadena la ejecución de las siguientes pruebas diagnósticas.

Suscríbete

Últimos Artículos

Ponte en contacto con nosotros

3,595SeguidoresSeguir
0suscriptoresSuscribirte

Últimos Artículos