mascarillas FFP2
Salud

Por qué las empresas deben utilizar mascarillas de protección FFP2

La acelerada propagación del coronavirus obligó a reforzar las medidas de seguridad con equipos de protección especiales que evitan el contagio.

A fin de prevenir el contagio y la propagación del COVID-19, la Organización Mundial de la Salud (OMS), recomienda apegarse a medidas de seguridad, por lo que algunas empresas han optado por la adquisición de mascarillas ffp2 al por mayor para proteger su plantilla de empleados, sobre todo los que laboran en sectores esenciales.

Con una protección extra de auto filtrado, este tipo de implemento es diferente al convencional, pues en la categoría N95, equivale a la numeración FFP2 y FFP3 europea. Al observar los estragos originados por la infección en otros países, se ha diseñado una campaña preventiva, en aras de atenuar un poco la crisis que atraviesa el sector sanitario.

Portales especializados en la web señalan que en los entornos laborales con mayor vulnerabilidad, circula una serie de partículas que además de ser altamente nocivas, mutan constantemente con facilidad y se mantienen en el aire, sobre todo en los sectores productivos relacionados con la construcción, la metalúrgica, minería y recolección de desechos.

Las mascarillas de protección FFP2 se diferencian de las tradicionales porque evitan la inhalación de sustancias contaminantes que se encuentran en el ambiente, en su mayoría patógenos que proliferan al entrar en contacto con otros agentes químicos.

Máximo aislamiento

El hecho de que aún no exista una cura contra el coronavirus y que haya inconsistencias en torno a la creación de una vacuna, obliga a los científicos a profundizar los estudios sobre el comportamiento y la mutación de este virus que en algunos países, ha llegado a ser altamente mortal.

Los filtros FFP-2 ofrecen una protección adicional al aislar frente a la exposición de patógenos y otros agentes peligrosos de tipo biológico que facilitan su transmisión, como las bacterias, la humedad, los hongos y otros virus. De esta manera, las vías respiratorias estarán a salvo.

No es la primera vez que la OMS aconseja el uso de estos filtros protectores, ya que en tiempos de varicela, tuberculosis y otros síndromes respiratorios severos, resultaron efectivos al bloquear, en un 95 por ciento, el ingreso de partículas mínimas. Los respiradores FFP-2 deben usarse en los entornos de bajo riesgo y las FFP-3 son de uso obligatorio en ambientes cuyo riesgo sea alto.

¿Dónde se pueden adquirir las mascarillas FFP-2?

Los proveedores de salud han ampliado su rango de acción en la distribución de estos respiradores, en función del perfil de las compañías. También los sitios que comercializan equipos de protección personal las venden por unidad en sus tiendas virtuales.

Desde que el COVID-19 se extendió en todo el mundo, ha aumentado la demanda de estas mascarillas, por ende, escasean en algunos lugares. A pesar de que son muy eficaces, es importante mantener la higiene y no es prudente reutilizarlas.

¿Cómo se utilizan?

En primer lugar, deben sujetarse por el extremo superior, justo sobre la coronilla y verificar que la banda no se corra. Luego se ajusta a la superficie nasal, sellando por completo el filtro sobre el rostro. Al colocar correctamente, si son del modelo plegable, se deben acomodar los paneles. La banda inferior quedará sujeta a la nuca, en ningún momento debe estar torcida.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *