aborto
Actualidad Mujer Salud

Polémica en Canadá por píldora para el aborto en tiempos de coronavirus

Podría haber un aumento de los embarazos no deseados a medida que el aborto se hace menos disponible, poniendo a las mujeres que se auto-aíslan en situaciones de abuso en un mayor riesgo

 Si bien la COVID-19 ha dado lugar a un amplio debate (y en algunos casos a un encendido debate) sobre medicamentos como la hidroxicloroquina, la azitromicina y el remdesivir, rara vez se ha mencionado un medicamento que pueda tener grandes consecuencias durante la pandemia: Mifegymiso, también conocida como “píldora abortiva”.

Los defensores de la salud reproductiva comenzaron a dar la alarma el mes pasado de que el acceso al aborto se está reduciendo. Movimientos que defienden los derechos de la salud sexual y reproductiva en Canadá informaron que las llamadas a su línea telefónica de atención permanente aumentaron en un 30% a finales de marzo, y muchas de las personas que llamaron por teléfono estaban angustiadas por no poder programar un aborto o adquirir anticonceptivos.

Servicios de aborto en la mira

Y aunque las autoridades sanitarias canadienses han clasificado el aborto como un servicio médico esencial, los hospitales de todo el país han cerrado o limitado los servicios de aborto a fin de redirigir los recursos a COVID-19. Las clínicas de aborto independientes siguen funcionando, pero sólo sirven a regiones específicas.

Para la mayoría de las zonas rurales del Canadá, abortar significa horas o incluso días de viaje, lo que durante el cierre se ha convertido en un reto sustancialmente mayor. El cierre de escuelas y guarderías representa un obstáculo adicional para casi el 60% de las personas que solicitan un aborto y tienen hijos. 

La anticoncepción también se ha vuelto más difícil de costear durante la pandemia. Los despidos generalizados han hecho que muchos pierdan beneficios de salud y los problemas de la cadena de suministro han hecho que los farmacéuticos despachen medicamentos sólo un mes a la vez, triplicando aproximadamente las tarifas de despacho. Se prevé que incluso los preservativos se vean afectados por problemas en la cadena de suministro y que pronto dejen de estar disponibles.

Mientras tanto, grupos antiabortistas como Campaign Life Coalition están presionando a los gobiernos provinciales y territoriales para que declaren el aborto como un servicio no esencial, eliminándolo así. Sin duda se sienten envalentonados por esfuerzos similares en los EE.UU. que han obstaculizado con éxito los servicios de aborto en numerosos estados.

Violencia intrafamiliar es una de las causas de aborto

Con todo, podríamos estar viendo un aumento de los embarazos no deseados a medida que el aborto se hace menos disponible. Esto presenta un riesgo adicional para las mujeres que se ven obligadas a auto-aislarse en situaciones de abuso, ya que el embarazo es un conocido intensificador de la violencia de la pareja íntima.

Cuando Mifegymiso estuvo disponible en Canadá en 2017, se anunció como un gran avance en la salud reproductiva. El aborto ya no era el dominio exclusivo de los hospitales y las clínicas de abortos, ya que el Mifegymiso podía ser recetado por los médicos de familia o las enfermeras practicantes para embarazos de hasta nueve semanas de gestación y tiene una eficacia del 95 al 98%.

Lamentablemente, la aceptación de Mifegymiso por parte de los proveedores de atención primaria de salud ha sido baja. Una investigación del Globe and Mail el verano pasado encontró que más de dos tercios de las prescripciones procedían de clínicas de aborto, y muchas personas informaron que su proveedor de atención primaria se había negado a prescribirlo.

El cuidado primario necesita ajustar su actitud hacia Mifegymiso, lo cual es más importante ahora que nunca. Resuelve muchos de los problemas de acceso al aborto creados por COVID-19. No requiere viajar fuera de la comunidad (y es francamente poco ético en estos tiempos peligrosos forzar a los pacientes a viajar para abortar cuando no lo necesitan).

Se puede tomar discretamente, un hecho que podría ser crítico para la seguridad de las personas que se refugian actualmente en ambientes peligrosos. El costo está cubierto por los seguros médicos provinciales, territoriales o federales en la mayor parte del Canadá y, a pesar de los problemas de la cadena de suministro del mes pasado, parece estar disponible al menos para el futuro próximo.

Obstetras se pronuncian sobre el aborto con prescripción

Reconociendo la importancia del acceso al aborto durante la pandemia, la Sociedad de Obstetras y Ginecólogos del Canadá publicó recientemente directrices para la prescripción telefónica de Mifegymiso. Esto significa que ya no es necesaria una visita al consultorio. Esta nueva política está respaldada por numerosos estudios que demuestran que el aborto por telemedicina (prescripción telefónica de Mifegymiso) es seguro y eficaz.

Hay otras medidas que las autoridades sanitarias canadienses deben tomar para proteger la salud reproductiva en este momento. La anticoncepción debe estar cubierta universalmente. La prescripción de Mifegymiso también podría ampliarse para incluir a los farmacéuticos y las parteras que hayan completado la formación necesaria. Por último, el Ministerio de Salud del Canadá debería ampliar a 10 semanas la fecha límite para tomar Mifegymiso, en consonancia con la práctica común en muchos otros países.

Mifegymiso no es la panacea para los problemas que COVID-19 plantea a la salud reproductiva. Pero las autoridades de salud alertan sobre el riesgo de que haya un aumento de los embarazos no deseados durante la pandemia. “Necesitamos que trabajen para cambiar la mentalidad de aquellos en la atención primaria que ven a Mifegymiso como un tratamiento especializado y fuera de alcance.Las asociaciones médicas y de enfermería también pueden ayudar a deshacerse del estigma en torno a la droga mediante la defensa y la educación. Más que nunca antes, Mifegymiso es un medicamento esencial en el centro de la salud reproductiva y la atención primaria en el Canadá”, manifestaron los defensores de este movimiento pro aborto.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *