¿Cómo se puede manejar la dismorfia corporal?

El trastorno conocido clínicamente como dismorfia corporal o dismorfismo corporal , está caracterizado por la preocupación excesiva por parte de quien lo padece, de los defectos percibidos en cuanto a la apariencia física y que a simple vista no son evidentes o que podrían pasar desapercibidos ante otras personas.

Esta preocupación excesiva por la apariencia, provoca en aquellos que la padecen, una angustia clínica importante y con ello, un deterioro en su desempeño social, laboral, académico o en otros aspectos funcionales de la vida misma.

En ocasiones, a lo largo del trastorno los pacientes desarrollan conductas repetitivas y excesivas como por ejemplo, mirarse mucho en el espejo, hacer comparaciones de su apariencia con otras personas en respuesta a esa preocupación desarrollada por la apariencia, mientras que otros evitan verse al espejo el espejo, y un tercer grupo alterna ambas conductas.

Síntomas que deben atenderse

Los síntomas de quienes padecen el trastorno de dismorfismo corporal, pueden desarrollarse de forma paulatina o bruscamente, aun cuando la intensidad puede variar si se trata de un trastorno crónico, a menos de que el paciente esté siendo tratado de manera adecuada.

Estas preocupaciones generalmente afectan típicamente la cara o la cabeza, pero también pueden afectar cualquier parte del cuerpo o una cantidad de partes en conjunto, cambiando de una parte a otra a lo largo del tiempo.

Como ejemplo de esta percepción errónea, los pacientes pueden estar preocupados porque se les cae el pelo, por acné, arrugas, cicatrices, marcas vasculares, el color de su tez, o vello facial o corporal excesivo.

Pero también, pueden centrarse en detalles como la forma o el tamaño de la nariz, los ojos, las orejas, la boca, las mamas, las nalgas, las piernas u otra parte del cuerpo.

Asimismo los pacientes se refieren a las partes del cuerpo en las que centran su inconformidad como que no les agradan, que son feas, poco atractivas, deformes, “repugnantes o monstruosas”.

En muchos casos, los hombres pueden tener una forma del trastorno que se conoce como dismorfia muscular, que implica la idea de que su cuerpo no es suficientemente musculoso y se obsesionan por esto.

Tratamiento

De la mano del terapeuta, el paciente puede ser sometido a una terapia cognitivo-conductual para el trastorno dismórfico corporal centrada en ayudarle a aprender cómo los pensamientos negativos y las reacciones emocionales, sostienen los problemas a través del tiempo.

Asimismo se busca desafiar los pensamientos negativos automáticos sobre la imagen corporal y aprender maneras más flexibles de pensar, a fin de no crear fijaciones de carácter obsesivo.

Para este tipo de tratamiento, tras una evaluación psicológica basada en la anamnesis, es de suma importancia la participación de los miembros de la familia en el tratamiento puede ser especialmente importante, en particular para los adolescentes.

En cuanto a la medicación, actualmente no existen medicamentos aprobados específicamente por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para tratar el trastorno dismórfico corporal, sin embargo los medicamentos utilizados para tratar otras afecciones de salud mental, como la depresión y el trastorno obsesivo-compulsivo, suelen ser eficaces.

Raul Alvarez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

Janssen Vs. Guillain-Barré: ¿qué tan ciertos los riesgos ?

Mié Jul 14 , 2021
La Agencia Reguladora de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA), lanzó a principios de semana una advertencia en cuanto a la vacuna Janssen contra el Covid -19, fabricada por laboratorios Johnson & Johnson, en […]

Archivos

Categorías

Meta

Encuéntranos

Contacto
davalorsalud@gmail.com

Horas
Lunes a viernes: de 9:00 a 17:00 h.
Sábado y domingo: de 11:00 a 15:00 h.