vaginoplastia
Estética Salud

La vaginoplastia encabeza la lista de cirugías íntimas femeninas

La cirugía de rejuvenecimiento vaginal se realiza bajo anestesia general y requiere uno o dos días de hospitalización

Esta transformación quirúrgica es un procedimiento complejo que forma parte del manejo de la transexualidad, aunque también se refiere a la cirugía de rejuvenecimiento vaginal. Su objetivo es aumentar la sensibilidad en las mujeres cuya vagina ha sufrido durante el parto. Para ello, el procedimiento tiene como objetivo reducir el diámetro interno y externo, tensar los músculos del perineo y rejuvenecer la vagina inyectando grasa en la mucosa vaginal.

La vaginoplastia también se refiere a una cirugía de reasignación de sexo. El término científico para esta transformación genital masculina y femenina en el contexto del transexualismo es aidoïopoiesis. Consiste en transformar los órganos genitales masculinos en órganos genitales femeninos.

¿Cómo se realiza una vaginoplastia?

Antes de una vaginoplastia de rejuvenecimiento se realiza un análisis de sangre preoperatorio y una consulta con un anestesista. La cirugía de rejuvenecimiento vaginal se realiza bajo anestesia general y requiere uno o dos días de hospitalización. 

Consiste en tres pasos: el cirujano primero refuerza los tejidos del suelo pélvico (entre la vagina y el ano) para apretar la abertura vaginal a nivel muscular. Luego el cirujano cierra la vagina en el fondo y extrae la grasa y la inyecta en las paredes de la mucosa vaginal para reducir la apertura de la vagina y restaurar la sensibilidad. Puedes irte el día de la operación o al día siguiente.

Antes de una vaginoplastia para cambiar de sexo, la terapia hormonal se interrumpe dos o tres semanas previas a la intervención. La persona que va a ser operada es hospitalizada el día anterior. Durante esta cirugía, que dura de dos a cuatro horas bajo anestesia general, el cirujano extirpa los dos testículos y el contenido del pene, y luego crea una vagina utilizando la piel del pene soldada a la punta y vuelta hacia adentro (y un injerto de piel extra si es necesario). El clítoris se crea desde la parte superior del glande. El prepucio se utiliza para crear los labios menores, las partes exteriores del escroto para crear los labios mayores.

¿En qué casos se hace la vaginoplastia?

Es posible que sientas que necesitas una vaginoplastia para rejuvenecer la vagina cuando tienes menos sensibilidad en la vagina y/o en el descenso de los órganos. Esto se debe principalmente a uno o más partos que han dañado la vagina. Este procedimiento no se reembolsa si tiene un objetivo puramente estético.

Es necesario contar aproximadamente de 3000 a 5000 euros. Si la operación se realiza para reparar la vagina, la Seguridad Social y las mutuas pueden cubrir parte del costo.  Cuando se trata de una vaginoplastia en el contexto del transexualismo, esta intervención puede ser solicitada por hombres que sufren lo que se denomina disfonía de género, un sentimiento de inadecuación entre su sexo y su identidad de género (hombres que se sienten mujeres).

Esta intervención requiere ser mayor de edad, presentar una carta de un psiquiatra y haber recibido terapia de reemplazo hormonal durante un mínimo de un año. Esta vaginoplastia es reembolsada en gran parte por la Seguridad Social.

Vaginoplastia: consecuencias de la operación y resultados

Las secuelas de una vaginoplastia de rejuvenecimiento son simples y no muy dolorosas. Después de una vaginoplastia de rejuvenecimiento, puedes reanudar tus actividades después de 5-6 días. Las relaciones sexuales y el sueño sólo pueden reanudarse después de un mes.

Los resultados son visibles en unas 6 semanas: mejora el aspecto estético, aumenta el placer sexual y se eliminan los problemas de incontinencia urinaria. Estos resultados son duraderos y no impiden un nuevo nacimiento.

Después de una vaginoplastia de transformación hombre-mujer, el período postoperatorio es bastante pesado con el uso de un catéter urinario. Durante el postoperatorio y durante varios meses, es necesario llevar una prótesis para tener un máximo de anchura y profundidad de la vagina. La hospitalización dura de 8 a 10 días y luego requiere un período de convalecencia y una interrupción del trabajo de 6 a 8 semanas.  

Los resultados suelen ser satisfactorios: los genitales femeninos tienen un aspecto muy cercano a los genitales femeninos normales y permiten tener sensaciones sexuales. Sólo es necesario lubricar esta área porque la vagina está compuesta de piel y no de mucosa.  En algunos casos, es necesaria otra pequeña operación para perfeccionar el resultado del frente de la vagina.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *