preeclampsia
Asistencia Mujer Salud

La preeclampsia está relacionada con el riesgo de salud mental en los niños

Un estudio comprobó que la gestación con hipertensión crónica, así como la preeclampsia, aumenta el riesgo de cualquier trastorno mental infantil

Los trastornos hipertensivos en las mujeres durante el embarazo, especialmente la preeclampsia, están vinculados a un riesgo significativamente mayor de trastornos de salud mental en los niños, independientemente de los antecedentes de salud mental de cualquiera de los padres o de otros posibles factores de riesgo, según muestran las nuevas investigaciones.

Un estudio revelador

Investigadores de Finlandia encontraron un riesgo 66% mayor de cualquier trastorno mental en niños cuyas madres tenían preeclampsia y dos veces mayor de un trastorno mental infantil, en niños cuyas madres tenían preeclampsia grave.

Los trastornos mentales son muy comunes y suponen una enorme carga para la sociedad. Comprender su etiología mediante la identificación de sus factores de riesgo puede conducir a intervenciones preventivas más eficaces para los trastornos mentales”, dijo el primer autor Marius Lahti-Pulkkinen, PhD, de la Universidad de Helsinki, a Medscape Medical News.

“Nuestros hallazgos destacan que los trastornos hipertensivos maternos pueden estar entre esos factores de riesgo, y estos hallazgos podrían informar para la planificación de intervenciones preventivas de las familias en riesgo”, añadió Lahti-Pulkkinen.

Los vínculos entre los trastornos hipertensivos en el embarazo y los trastornos mentales en la descendencia siguen sin estar claros. Para investigar, el equipo finlandés estudió 4743 pares madre-hijo en el estudio prospectivo de Predicción y Prevención de Preeclampsia y Restricción del Crecimiento Intrauterino (PREDO).

Se reclutó a mujeres en embarazo temprano para el estudio en hospitales de maternidad, y los niños fueron seguidos desde el nacimiento hasta las edades de 6,4 a 10,8 años. Entre las madres, 200 tenían hipertensión crónica, cuatro tenían hipertensión no especificada, 263 tenían hipertensión gestacional, 209 tenían preeclampsia durante su actual embarazo y 333 trastornos hipertensivos sólo antes de su actual embarazo.

Entre la descendencia, 412 (8,7%) fueron diagnosticados con algún trastorno mental infantil durante el seguimiento. De ellos, 256 tenían desórdenes de desarrollo psicológico y 200 tenían desórdenes de comportamiento y emocionales.

El riesgo aumentó aún más con la gravedad de la preeclampsia. Las asociaciones de la preeclampsia (cociente de riesgo [CR], 1,66; intervalo de confianza [IC] del 95%, 1,14 – 2,42) y la preeclampsia grave (CR, 2,01; IC del 95%, 1,08 – 3,73) fueron independientes de todas las covariables, informan los investigadores.

La combinación de trastornos hipertensivos maternos, sobrepeso/obesidad y trastornos de diabetes del embarazo aumentó la incidencia acumulativa de trastornos mentales desde el 6,6% entre los hijos de madres sin ninguna de estas condiciones hasta el 22,2% en aquellos expuestos a las tres condiciones maternas.

Los nacimientos prematuros, de niños pequeños para la edad gestacional y la admisión en la unidad de cuidados intensivos neonatales mediaron parcialmente los efectos de la preeclampsia materna en la salud mental de la descendencia.

Consecuencias de la preeclampsia

Los resultados actuales están en consonancia con los meta-análisis recientes que se limitaron a unos pocos trastornos neuropsiquiátricos, a saber, el trastorno del espectro autista, el trastorno por déficit de atención/hiperactividad y la esquizofrenia.

Los investigadores finlandeses señalan que son “los primeros en demostrar que los efectos de los trastornos hipertensivos del embarazo materno no se limitan sólo a eso, sino que se extienden a cualquier trastorno mental, psicológico, de comportamiento y emocional de la infancia en la descendencia”.

Lahti-Pulkkinen dijo que son vías a través de las cuales los trastornos hipertensivos del embarazo pueden conducir a trastornos mentales en los niños e incluir cambios epigenéticos o genéticos en el sistema inmunológico y en el funcionamiento y desarrollo del sistema de estrés neurobiológico.

“Tales efectos pueden estar mediados por alteraciones en la estructura y el funcionamiento de la placenta. Todos estos cambios ocurren después de la exposición a los trastornos hipertensivos maternos y se asocian con el riesgo de trastornos mentales en los niños”, señaló.

“Los hallazgos subrayan la necesidad de intervenciones y tratamientos preventivos para los trastornos hipertensivos maternos, ya que dichas intervenciones tienen el potencial de beneficiar tanto el bienestar de la futura madre como el de su descendencia”, añadió.

Implicaciones clínicas poco claras

Ali Khashan, PhD, quien ha estudiado el impacto del estrés en el resultado del embarazo y la salud mental de la descendencia, manifestó: “estos hallazgos se suman a nuestro conocimiento sobre este tema. Los datos sobre la gravedad de la preeclampsia y sobre la presión arterial durante el embarazo son importantes y se suman a la evidencia actual”.

Khashan, del Departamento de Epidemiología y Salud Pública del University College de Cork, Irlanda, advirtió, sin embargo, que las implicaciones clínicas de tales hallazgos “siguen sin estar claras porque no sabemos si la asociación entre los trastornos hipertensivos en el embarazo y la salud mental infantil es causal o no”. Todavía no comprendemos el papel de los medicamentos antihipertensivos en las asociaciones observadas, lo que constituye una importante laguna en las pruebas actuales”.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *