microevolucion
Actualidad

La microevolución ve a más personas que nacen sin muelas del juicio y sin una arteria extra

Los investigadores australianos encontraron que nuestros rostros se han acortado con el tiempo y nuestras mandíbulas son más pequeñas

Un estudio del Journal of Anatomy ha descubierto que en los últimos años, más personas están naciendo sin muelas del juicio y sin una arteria extra en su brazo como resultado de una “microevolución” humana. Los bebés ahora tienen caras más cortas, mandíbulas más pequeñas y huesos extra en sus piernas y pies.

Los investigadores australianos que trabajaron en el documento afirman que la raza humana está evolucionando más rápido de lo que lo ha hecho en cualquier momento en los últimos 250 años. Con el tiempo, los rostros humanos se han hecho más cortos, lo que ha hecho que nuestras bocas sean más pequeñas, con menos espacio para tantos dientes.

Como parte de la selección natural y nuestra mayor capacidad para masticar alimentos, esto ha dado lugar a que nazcan menos personas con muelas del juicio, dijo el Dr. Teghan Lucas de la Universidad Flinders de Adelaida. “Mucha gente pensó que los humanos han dejado de evolucionar. Pero nuestro estudio muestra que seguimos evolucionando, más rápido que en cualquier otro momento de los últimos 250 años”, añadió.

Una arteria común

Una arteria en el antebrazo que suministra sangre a la mano se ha vuelto más frecuente en los recién nacidos desde el siglo XIX, según el estudio. La arteria media solía formarse en el útero pero desaparecía después de que el bebé naciera y las arterias radiales y del cúbito hubieran crecido.

Ahora, una de cada tres personas mantienen sus arterias medianas durante toda su vida, lo que no supone ningún riesgo para la salud y aumenta el suministro de sangre a la mano. El autor, el profesor Maciej Henneberg, dijo: “Esto es la ‘microevolución’ en los humanos modernos. “La arteria mediana es un ejemplo perfecto de cómo seguimos evolucionando porque las personas nacidas más recientemente tienen una mayor prevalencia de esta arteria en comparación con los humanos de generaciones anteriores”.

La investigación se llevó a cabo rastreando la tasa de retención de las diferentes partes del cuerpo a través de las generaciones y diseccionando cadáveres preservados de personas nacidas a lo largo del siglo XX.

Índice de contenidos

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *