Atención oportuna al glaucoma puede evitar eventual ceguera

En ocasiones se hace necesaria la realización periódica de exámenes de detección

¿Qué es el glaucoma? 


Se conoce como glaucoma a una enfermedad del ojo que, en ocasiones no presenta síntomas,   que va robando la visión de forma gradual  y consiste  en la producción de un aumento  de la presión líquida dentro del mismo órgano y en caso de no ser atendido oportunamente,  podría generar la pérdida de la visión repentinamente o ceguera.


Sin embargo, con la  realización de exámenes oftalmológicos  periódicos para detectar  la anomalía cuándo  apenas comienza y con tratamiento  apropiado, se puede superar y preservar la visión.


Es  relativamente una enfermedad oftalmológica común, principalmente en adultos mayores, por cuanto la edad   y los problemas ligados al padecimiento de tiroides incrementa  los riesgos de que aparezca  esta  patología.


Angulo cerrado y abierto


Se hace necesario de precisar que existen dos tipos de glaucoma, el de ángulo abierto y ángulo cerrado. ¿Qué es esto? el glaucoma de ángulo abierto es prácticamente el más común, representando un estimado del 90% de todos los casos que se registran y viene provocado al obstruirse los canales de drenaje del ojo, aumentando su presión.

Su desarrollo es más lento  y en sus inicios pasa desapercibido y logra que se pierda la visión periférica de forma gradual  generalmente en ambos ojos y con la edad avanzada  produce lo que se denomina visión de túnel.

 En tanto que,  el glaucoma de ángulo cerrado se produce cuando el líquido se bloquea de forma súbita e impide que salga del ojo, provocando esto la elevación rápida e intensa en la presión dentro del ojo, pudiendo transformarse  en un ataque agudo debido a la utilización de gotas para dilatación o algunos medicamentos.

Existen dos tipos de glaucoma: ángulo cerrado y ángulo abierto

Síntomas que deben preocuparnos


Factores que debemos tomar en cuenta  y que pueden preocuparnos son observar cierta torpeza  o dificultades marcadas  para  bajar escalinatas, reconocer obstáculos que se encuentran en ambos lados.

Esta situación, en oportunidades se confunden con otros motivos, lo que hace que pueda pasar desapercibidos. Igualmente son factores que propenden a la aparición de glaucoma el padecer de hipertensión ocular o antecedentes familiares, sufrir demasiada miopía y padecer enfermedades como diabetes, enfermedades reumatológicas o migrañas constantes. 


Generalmente  no existen síntomas muy notorios, molestos o dolorosos  y en sus variedades, pueden presentarse síntomas severos como visión borrosa, dolor de ojos y de cabeza, náuseas, se observan halos color arcoiris  al observar luces brillantes hasta pérdida repentina de la visión. 


Cuando aparece, el glaucoma suele presentarse en ambos ojos, pero generalmente la presión intraocular se acumula primero en uno solo y puede presentarse en infantes o  cualquier otra edad, sin embargo los adultos mayores de 60 años son quienes tienen más riesgo de padecerlo. 

Prevención y tratamiento


Generalmente, los oftalmólogos  recomiendan que la revisión para la detección del glaucoma, constituya  parte de exámenes rutinarias en niños, adolescentes y adultos. Esto equivale a hacerse  el despistaje de glaucoma también a los 40 años  y luego cada 2 o 4 años.

En caso de ser una persona con mayores riesgos como se describió anteriormente,  se debe practicar el examen a partir de los 35 años cada uno o dos años.

Es de hacer notar que la pérdida de visión generada por el glaucoma es irreversible, pero al detectarse  con antelación con tratamientos y cuidados es muy probable que se conserve este sentido

El glaucoma puede controlarse, por lo general, con medicamentos o cirugía   y una vez detectado  se debe continuar un tratamiento sin fallas de ningún tipo. El carácter hereditario del glaucoma es innegable, por tanto  se recomiendan exámenes frecuentes. 


Ejecutar alguna actividad física, deportiva moderada puede ayudar ampliamente a prevenir el glaucoma , por cuanto estaría reduciendo la presión ocular y en este caso, el médico puede recomendar un plan de ejercicios acorde y moderado.


Se recomienda además la utilización de gotas oftálmicas bajo prescripción médica, ya que con este medicamento se puede reducir de forma significativa  el riesgo de que la presión ocular  alta pueda avanzar hacia un glaucoma. 


Las lesiones de gravedad  en los ojos, también pueden transformarse en glaucoma , de modo que se recomienda utilizar protección  en los ojos  cuando se vayan a utilizar herramientas eléctricas, trabajos de herrería o cuando se intervenga en juegos de alto impacto  donde los ojos puedan correr riesgo.

Raul Alvarez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

¿Dientes amarillentos? Te decimos cómo solucionarlo

Mar Feb 16 , 2021
Los seres humanos generalmente expresamos con una sonrisa nuestro sentimiento o agrado por conocer a alguien, aprobar alguna decisión, felicidad, amistad, fidelidad entre tantas otras cosas, y es por ello que a la hora de […]

Archivos

Categorías

Meta

Encuéntranos

Contacto
davalorsalud@gmail.com

Horas
Lunes a viernes: de 9:00 a 17:00 h.
Sábado y domingo: de 11:00 a 15:00 h.