No estoy loco, sufro de esquizofrenia

La esquizofrenia requiere de tratamiento de por vida para contribuir a aminorar los síntomas y a un mejor desenvolvimiento social.

La esquizofrenia  puede definirse como un trastorno mental  de tendencia grave, a través del cual quienes suelen padecerla interpretan la realidad de una forma equivocada o anormal.

Este estado mental provoca  la percepción de una serie de alucinaciones, delirios y graves trastornos, tanto en el pensamiento como el comportamiento, afectando la calidad de vida de quien la sufre, su funcionamiento diario hasta el punto de llegar a incapacitarlo socialmente.

Hasta entonces, se desconocen las causas que pueden degenerar en una  esquizofrenia, sin embargo existen investigaciones que apuntan hacia la mezcla de la genética, la química del cerebro y el ambiente, son propensos al desarrollo de la enfermedad.

Quienes padecen esquizofrenia, obligatoriamente necesitan recibir tratamiento de por vida y este tratamiento administrado  desde temprano, puede contribuir a controlar la sintomatología, antes de que se desarrollen complicaciones diversas mucho más graves, pudiendo mejorar  además su pronóstico a largo plazo. 

Los síntomas de esquizofrenia en los hombres, generalmente se presentan  entre principios y mediados de los 20 años, mientras que en las mujeres, la sintomatología suele aparecer finalizando los 20 años. Es poco común que a los niños les sea diagnosticada esquizofrenia y tampoco suele presentarse en mayores de 45 años. 

En el caso de los adolescentes los síntomas son similares a los presentados por los adultos, sin embargo la patología  puede ser más difícil de identificar, lo que puede obedecer  a que algunos de los síntomas tempranos de la esquizofrenia en adolescentes sean por lo general, comunes en el típico desarrollo de la adolescencia, como el distanciamiento de amigos y familiares, humor irritable o depresivo, trastornos para dormir, desmotivación en el desempeño de los estudios, entre otros.

De igual modo, el consumo de sustancias recreativas como marihuana, metanfetaminas y LSD, en oportunidades suelen causar síntomas y signos  similares.

¿Cómo es su mundo?


Sufrir de esquizofrenia implica una serie de situaciones de pensamiento (cognición), emociones y comportamiento. Generalmente sufren de fantasías , alucinaciones y hablan de una manera desorganizada e incoherente, reflejando una capacidad deficiente de vivir en normalidad.

Las alucinaciones que perciben por lo general  se ubican en ver y escuchar cosas que no existen, tan sólo en su mente. Estas pueden presentarse  en cualquiera de los sentidos, pero  el hecho de escuchar voces, que les hablan, dicen y ordenan cosas, es el desorden más común en estos casos.


Sus fantasías son creencias falsas que no tienen basamento alguno en la realidad, por ejemplo sentirse acosado  o perjudicado, ciertos gestos y comentarios expuestos, esto ocurre en las personas que padecen de esquizofrenia.

Asimismo aportan un discurso desorganizado  que es la inferencia que se puede hacer del pensamiento desorganizado que padecen. La comunicación eficaz se ve afectada y sus respuestas no suelen tener relación a las preguntas de forma parcial o completa.


En muy pocas ocasiones el discurso puede incluir el agrupamiento de palabras sin sentido (incoherentes) que difíciles de entender  o  una especie de “ensalada de palabras” sin ninguna estructura ni sentido.
El comportamiento motor de los esquizofrénicos es exageradamente desorganizado y anormal  que va desde un lenguaje corporal infantil hasta una agitación impredecible, resistencia a seguir instrucciones, postura extraña o movimientos inútiles en exceso.

Brindar ayuda

Por lo general, las personas con esquizofrenia no son conscientes  de  que sus dificultades obedecen a un trastorno mental y que requieren de atención médica especializada, de manera que a menudo son la familia o amigos los que deben conseguirle esa ayuda profesional.

Si crees que alguien de tu entorno pueda tener los síntomas propios de la esquizofrenia, lo recomendable es hablar con esa persona sobre tus preocupaciones, aún cuando no lo puedes obligar a buscar esa ayuda profesional, puedes ofrecerte a ayudarlo a encontrar un médico especialista de la salud mental.

Asimismo si esa persona representa un peligro para sí mismo, por manifestar pensamientos suicidas o no pueda proveerse de alimentos, ropa o alimentos, es probable que debas llamar al 911 o algún servicio de emergencia para solicitar ayuda para su ser querido y sea evaluado profesionalmente.

Raul Alvarez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

Cuida tu salud y cuida también tu economía

Vie Mar 12 , 2021
Cuidar la salud es lo más importante, pero poder hacerlo a la par de cuidar la economía agrega valor al estilo de vida que se adopta para lograrlo. La alimentación balanceada es fundamental para el […]
batidos saludables

Archivos

Categorías

Meta

Encuéntranos

Contacto
davalorsalud@gmail.com

Horas
Lunes a viernes: de 9:00 a 17:00 h.
Sábado y domingo: de 11:00 a 15:00 h.