El tabaco y otros tóxicos, capaces de favorecer la EPID 

La enfermedad pulmonar intersticial difusa (EPID), se caracteriza por ser un grupo muy amplio y heterogéneo de afecciones que comparten y que afectan al intersticio pulmonar, la pared que conforma los sacos de aire o alvéolos del pulmón. 

El tabaco y el contacto con ciertos tóxicos pueden favorecer la EPID

Actualmente están descritas alrededor de 200  entidades y que debido a su importancia deben clasificarse en grupos:

1.  Neumonías Intersticiales Idiopáticas  y fibrosis pulmonar idiopáticas, ésta última la más común. 
2.  Las Neumonías Intersticiales de causa conocida:  como enfermedades del colágeno como Artritis reumatoidea, las causadas por ciertos tipos de drogas o por la exposición a minerales,  químicos y factores ambientales como contacto con palomas u otras profesiones de riesgo .

3.  Enfermedades granulomatosas como la sarcoidosis.

4) Las Entidades únicas, histiocitosis de células de Langerhans, entre otros.

Síntomas frecuentes

De acuerdo a las más recientes investigaciones, los síntomas  más comunes que presentan todas las EPID son la disnea de esfuerzo, una agitación y  falta de aire, dificultad para respirar al caminar o subir pendientes  o escaleras y luna  tos seca. 

También pueden manifestarse   otros síntomas  como  dolor en el tórax, coloración azulada de las manos  o labios, fatiga o astenia.

Diagnóstico y retos

Como parte de las conclusiones a las que se llegaron  en el reciente  V Curso de Enfermedad Pulmonar Intersticial Difusa, organizado por la Sociedad Española de Reumatología, se enfatiza en que  todo diagnóstico de EPID debe ser evaluado por un grupo multidisciplinario , integrado por  médicos neumonólogos, clínicos, reumatólogos, radiólogos, patólogos y cirujanos de tórax. 

 

Tambien se dejó claro que, el tabaco y el contacto con ciertos tóxicos pueden favorecer la EPID.

Así como también sostienen los especialistas participantes  que, los pacientes de EPID  que tengan patrones de vida saludable, como consumir una dieta mediterránea, la práctica de  ejercicios regularmente y no fumar les ayudará probablemente a tener una mejor evolución y, principalmente , a sentirse mejor.

De igual modo, han recalcado que, “la principal barrera en la EPID es la ausencia de tratamientos que puedan curar o incluso mejorar esta enfermedad”. Mientras tanto, hay que conformarse con la posibilidad de terapias que sean capaces de estabilizar o ralentizar el avance de esta patología.

Raul Alvarez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

Recomendaciones para lidiar con el bruxismo 

Jue May 13 , 2021
El bruxismo es una mala práctica de manera involuntaria e inconsciente  que puede tener una persona,la cual está caracterizada  por apretar y rechinar la dentadura constantemente, habitualmente durante las horas de sueño. Las causas por […]

Archivos

Categorías

Meta

Encuéntranos

Contacto
davalorsalud@gmail.com

Horas
Lunes a viernes: de 9:00 a 17:00 h.
Sábado y domingo: de 11:00 a 15:00 h.