enfermedad celiaca
Alergias Aparato digestivo Enfermedades Salud

Enfermedad celíaca ocasiona diabetes, dermatitis y esclerosis

La celiaquía es una grave enfermedad autoinmune que se produce en personas con predisposición genética, en la que la ingestión de gluten provoca daños en el intestino delgado

Se estima que la celiaquía afecta a 1 de cada 100 personas en todo el mundo. Dos millones y medio de estadounidenses no han sido diagnosticados y corren el riesgo de sufrir complicaciones de salud a largo plazo. Cuando las personas con enfermedad celíaca ingieren gluten (una proteína que se encuentra en el trigo, el centeno y la cebada), su cuerpo monta una respuesta inmunológica que ataca al intestino delgado.

Estos ataques provocan daños en las vellosidades, proyecciones similares a los dedos pequeños que recubren el intestino delgado, que promueven la absorción de nutrientes. Cuando las vellosidades se dañan, los nutrientes no pueden ser absorbidos adecuadamente por el cuerpo.

La enfermedad celíaca es hereditaria. Las personas con un pariente de primer grado con enfermedad celíaca (padre, hijo, hermano) tienen un riesgo de 1 en 10 de desarrollar la enfermedad celíaca. Puede desarrollarse a cualquier edad después de que las personas empiezan a comer alimentos o medicamentos que contienen gluten. Si no se trata, puede provocar otros problemas de salud graves.

Efectos a largo plazo sobre la salud

Las personas con enfermedad celíaca tienen un riesgo 2 veces mayor de desarrollar enfermedad de las arterias coronarias, y un riesgo 4 veces mayor de desarrollar cánceres del intestino delgado. La carga del tratamiento es comparable a la de la enfermedad renal en fase terminal, y la carga de la pareja es comparable a la de cuidar a un paciente con cáncer.

La enfermedad celíaca no tratada puede conducir al desarrollo de otros trastornos autoinmunes como la diabetes de tipo I y la esclerosis múltiple (EM), y muchas otras condiciones, incluyendo la dermatitis herpetiforme (una erupción cutánea que pica), la anemia, la osteoporosis, la infertilidad y el aborto espontáneo, condiciones neurológicas como la epilepsia y las migrañas, la baja estatura, las enfermedades cardíacas y los cánceres intestinales.

Tratamiento

Actualmente, el único tratamiento para la enfermedad celíaca es la adherencia de por vida a una estricta dieta libre de gluten. Las personas que viven sin gluten deben evitar los alimentos con trigo, centeno y cebada, como el pan y la cerveza.

La ingestión de pequeñas cantidades de gluten, como las migas de una tabla de cortar o una tostadora, puede provocar daños en el intestino delgado. La enfermedad celíaca también se conoce esprúe celíaco, esprúe no tropical y enteropatía sensible al gluten.

Condiciones de salud a largo plazo

El diagnóstico temprano disminuye la posibilidad de desarrollar otra condición La enfermedad celíaca no diagnosticada o no tratada puede conducir a:

Anemia por deficiencia de hierro.

Osteoporosis u osteopenia de aparición temprana.

Infertilidad y aborto espontáneo.

Intolerancia a la lactosa.

Deficiencias de vitaminas y minerales.

Trastornos del sistema nervioso central y periférico.

Insuficiencia pancreática.

Linfomas intestinales y otros cánceres gastrointestinales (malignidades).

Mal funcionamiento de la vesícula biliar.

Manifestaciones neurológicas, como ataxia, ataques epilépticos, demencia, migraña, neuropatía, miopatía y leucoencefalopatía multifocal.

Otros trastornos autoinmunes

En un estudio realizado en 1999, Ventura y otros concluyeron que para las personas con enfermedad celíaca, cuanto más avanzada sea la edad de diagnóstico, mayores serán las posibilidades de desarrollar otro trastorno autoinmune.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *