El melanoma cutáneo es uno de los cánceres que puede desarrollarse con menos de 50 años

El melanoma representa el 9% de los cánceres juveniles en hombres y el 7% en mujeres. La enfermedad ha registrado una tendencia de incidencia en constante aumento en los últimos años: el incremento estimado es significativo tanto en varones (+4,4% anual) como en mujeres (+3,1% anual).

El melanoma puede formarse a partir de un lunar preexistente o de uno nuevo. Las personas con mayor riesgo de melanoma cutáneo son las que tienen los ojos, el pelo y la piel de color claro, las que tienen muchos lunares y/o pecas, o las que tienen antecedentes familiares de este tipo de tumor. Otros lugares donde puede desarrollarse, pero más raramente, son los ojos, las uñas, la boca y los genitales.

Melanoma cutáneo, nodular, benigno o maligno

Existen cuatro tipos de melanoma y se diferencian por características como el color, la forma, la localización y el tipo de crecimiento.

1.- Melanoma cutáneo de extensión superficial

El melanoma cutáneo de diseminación superficial es la forma más frecuente de melanoma y representa aproximadamente el 70% de los casos.

Se caracteriza por un crecimiento lento en la superficie de la piel de una mancha marrón-negra que se agranda a partir de un lunar. Aparece generalmente en las piernas de las mujeres y en el torso de los hombres.

2.- Melanoma nodular

El melanoma nodular representa alrededor del 10% de los casos y es un tumor agresivo que crece rápidamente y puede invadir tejidos profundos. Por este motivo, el pronóstico del melanoma nodular suele ser más incierto que el de otros tipos de melanoma. Se manifiesta como un nódulo en forma de cúpula, de color azul oscuro o negro, aunque en el 5% de los casos las lesiones pueden ser rosadas o rojas.

3.- Lunares, pecas y otras lesiones cutáneas benignas

El melanoma es una neoformación maligna, pero no todas las lesiones cutáneas lo son. También existen lesiones benignas:

Los lunares, también conocidos como «nevus» o «nevi» en plural, son de color uniforme, con bordes regulares, de color oliva o marrón oscuro.

Nevus congénitos

Presentes desde el nacimiento o desde los primeros años de vida.

Nevus atípicos

Más grandes de lo normal, de forma irregular, con bordes mal definidos y de color rosa, marrón o negro.

Lentigos

Pequeñas manchas cutáneas marrones que no pierden su color cuando no se exponen al sol, a diferencia de las manchas solares. Las personas con pecas han sufrido una exposición prolongada al sol y corren un mayor riesgo de contraer cáncer de piel.

4.- Melanoma de tipo lentigo maligno

Este tipo de melanoma suele aparecer en la cara o los brazos de las personas mayores. No se asocia a lunares y es similar a una mancha con borde irregular.

A veces, el lentigo maligno melanoma puede confundirse con una mancha solar.

Formas raras de melanoma: ocular, ungueal, vulvar

El melanoma también puede aparecer más raramente en otras zonas del cuerpo. El melanoma ocular, que afecta a los ojos, suele causar alteraciones visuales y se diagnostica fácilmente mediante un examen ocular.

Sin embargo, en casos más raros, el melanoma también puede desarrollarse en partes menos visibles del cuerpo, por ejemplo, debajo de las uñas (ungueal), en el interior de la boca o en las mucosas digestiva, urinaria y genital (vulvar).

En estos casos, es más difícil de diagnosticar, también porque es fácil confundirla con otras patologías más comunes.

Suscríbete

Últimos Artículos

Ponte en contacto con nosotros

3,692SeguidoresSeguir
0suscriptoresSuscribirte

Últimos Artículos