Evita la diverticulitis con un efectivo tratamiento

En estos tiempos de pandemia,  aislamiento social,  sedentarismo y ansiedad, debemos estar muy pendientes de los cambios que pudiera sufrir nuestro organismo que, por no atender  a tiempo podría dar paso a la aparición de una diverticulitis.

Es así como debemos conocer que, los divertículos son algunas pequeñas bolsas que se alojan en el colon o intestino grueso que podría desencadenar en una diverticulitis posteriormente.

La diverticulitis es  una patología más común de lo que se cree y puede en ocasiones relacionarse con la edad, ya que cerca de la mitad de las personas mayores de sesenta años pueden padecerla, por lo que los médicos consideran que una de las causas de su presencia es una dieta baja en fibra.

También puede derivar  cuando las bacterias o heces permanecen atrapadas en una bolsa en el colon, por tanto una disminución de bacterias saludable y el incremento de las bacterias causantes de las enfermedades en el colon, también están asociadas con la diverticulitis.

¿Cómo se detecta?

Generalmente la mayoría de las personas no sienten sintomatología alguna y  en ciertas ocasiones  provoca cólicos leves, hinchazón abdominal o estreñimiento.

De modo que si las bolsas instaladas en el colon  llegan a infectarse o inflamarse, estaremos en presencia de una diverticulitis y, el sintoma más común, es un dolor intenso del lado izquierdo del abdomen.

Además pueden exteriorizarse otros síntomas como fiebre, náuseas, escalofríos, vómitos y dolores cólicos, acompañado de estreñimiento y en casos considerados graves, podría causar desgarros, sangramiento y obstrucciones.

Los especialistas, usualmente diagnostican la presencia de una diverticulitis, utilizando una tomografía computarizada  del abdomen y pelvis (TC), sin embargo también se recomienda  realizar una exploración  con contraste intravenoso en lo posible o la aplicación de un contraste oral.

Tratamiento en prevención

El objetivo principal del tratamiento contra la diverticulitis es que las bolsas causen  mayores síntomas o problemas subyacentes.

Una dieta rica en fibra en ciertos casos podría no prevenir la enfermedad, sin embargo podría ayudar  los síntomas o problemas en las personas que ya padecen de diverticulosis.

El médico especialista podría sugerirle  la cantidad de fibra requerida , con la finalidad de reducir  la producción de gases y el dolor en el abdomen. También   puede recomendar consumir productos con fibra como la metilcelulosa (Citrucel) o psyllium (Metamucil) por períodos de uno a tres veces al día.

De igual modo, algunos estudios  revelan y sugieren que tomar mesalazina NIH external link (Asacol) a diario  o en ciclos puede ayudar a reducir los síntomas.

El uso de probióticos, que no son otra cosa que bacterias vivas como las que se producen normalmente en su estómago e intestinos,  pueden ayudar en la disminución de  los síntomas molestos para nuestro cuerpo. Sin embargo su uso, deberá ser recomendado por el médico especialista o gastroenterólogo.

Raul Alvarez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

¿No dejas nunca el celular? cuidado con la Nomofobia

Mié Abr 28 , 2021
En la actualidad hacemos uso a diario de las nuevas tecnologías y entre ellas encontramos por supuesto el teléfono móvil o celular que, poco a poco, se ha ido convirtiendo quizás sin darnos cuenta en […]

Archivos

Categorías

Meta

Encuéntranos

Contacto
davalorsalud@gmail.com

Horas
Lunes a viernes: de 9:00 a 17:00 h.
Sábado y domingo: de 11:00 a 15:00 h.