Cómo podemos atender los casos de dislexia en la familia

Cuando un niño sufre de dificultad para el aprendizaje como procesar letras, palabras y números, podemos decir que estamos frente a un caso de dislexia, que se refiere a un tipo de trastorno del aprendizaje y es el término utilizado cuando la persona sufre de dificultades para aprender a leer, a pesar de ser inteligentes y expresar deseos de aprender.

Sin embargo, la dislexia en sí no es una enfermedad por cuanto se trata de una afección con la que se nace y que suele darse por familias. Las personas con dislexia no son tontas ni flojas, porque cabe destacar que la mayoría de los disléxicos poseen una inteligencia normal o un coeficiente intelectual por encima de lo normal, por tanto ejerce un gran esfuerzo por vencer sus problemas de aprendizaje.

Las investigaciones en torno a la dislexia, revelan que ésta ocurre por la manera como el cerebro tiende a procesar la información recibida. Las imágenes cerebrales muestran que cuando una persona con dislexia lee, utiliza partes distintas a las que usa la gente que no sufre del trastorno.

También los estudios confirman que, el cerebro de la gente con dislexia no funciona eficazmente mientras realiza una lectura. Es por esta razón que su lectura parece tan lenta y con dificultad al momento de ejecutarla.

En la mayoría de los niños, al iniciar el aprendizaje de la lectura al notar que las palabras se forman por los sonidos del habla, denominado “conciencia fonológica” y luego conectan sonidos con letras del abecedario y aprenden a formar palabras, mientras que los niños con dislexia, presentan problemas tanto de conciencia fonológica como para establecer correspondencias entre grafemas y fonemas.

Al enfrentar esta situación, la lectura para los disléxicos no se acaba convirtiendo en un proceso automático, sino que sigue siendo una tarea lenta y que requiere un enorme esfuerzo.

De manera que cuando el niño encuentra dificultades en sus herramientas del aprendizaje de la lectura, está destinado a tener problemas de comprensión y probablemente a esto le siga la frustración e impotencia.

La dislexia sólo puede ser diagnosticada  a través de una evaluación exhaustiva e integral hecha por un especialista en lectura o psicólogo, sea en el ámbito escolar o en otros ámbitos. Los pediatras  también suelen conocer los signos de la dislexia y pueden orientar a las familias para que reciban la ayuda adecuada.

Lo más favorable,  es que con la ayuda y  apoyo adecuados la mayoría de niños con dislexia pueden aprender  a leer y desarrollan sus propias  estrategias que les permiten seguir el ritmo de las clases ordinarias.

Raul Alvarez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

Por qué es importante para la salud comer papaya

Dom Jul 18 , 2021
La papaya o lechosa, se conoce como una fruta de consumo de origen centroamericano y suramericano, proveniente de la planta Carica Papaya, una especie perteneciente a la familia de las Caricaceae, que reúne a 6 […]

Archivos

Categorías

Meta

Encuéntranos

Contacto
davalorsalud@gmail.com

Horas
Lunes a viernes: de 9:00 a 17:00 h.
Sábado y domingo: de 11:00 a 15:00 h.