sordera
Salud

¿Cuáles son los tratamientos para la sordera?

La sordera o hipoacusia puede afectar a personas de cualquier edad provocando la pérdida total o parcial de la audición. Indistintamente de que la sordera se produzca por causas naturales o accidentales, tratarla con éxito es posible en un gran número de casos.

El tratamiento de la sordera es personalizado, considerando las causas que la origina y los niveles de pérdida de audición que cada persona presenta, para poder establecer el procedimiento correspondiente.

Sordera, qué es

La sordera es una afección que causa la disminución o pérdida total de la sensibilidad o capacidad auditiva, puede presentarse de manera progresiva o absoluta en diferentes grados durante cualquier etapa de la vida, afectando el oído en cualquiera de sus partes.

Causas de la sordera

  • Nacimiento con la afectación por enfermedades de la madre durante el embarazo, así como por el uso de medicamentos fototóxicos, al igual que por infecciones transmitidas al feto.
  • Daños por enfermedad, infecciones o traumatismo en cualquiera de las partes del oído.
  • Deterioro del aparato auditivo por envejecimiento del organismo.
  • Enfermedades degenerativas que afectan la audición.
  • Exposición  a ruidos fuertes y constantes por largos y continuos periodos.
  • Factores genéticos, presentándose por cambios o mutaciones en los genes durante el desarrollo del bebé dentro del útero que dañan la formación y normal funcionamiento del oído.
  • Consumo de algunos medicamentos que provocan la sordera como efecto secundario.

Tratamientos para la sordera

Existen distintos tratamientos para curar o mejorar los efectos de la sordera, su aplicación depende del diagnóstico temprano y de las causas que la originan, así como de los niveles de afectación de cada individuo. Estos son los más usados:

Prótesis auditivas: Son aparatos amplificadores del sonido para hacerlos más audibles, pueden ser Audífonos o Implantes.

Los audífonos son usados de forma externa llevando la señal al oído por vía aérea al tratarse del oído externo y/o vía ósea si se trata del oído interno. Pueden ser colocados tras del pabellón de la oreja, como audífonos o auriculares.

Los implantes pueden ser de conducción ósea, colocados en el hueso parietal, otros son cocleares, con procesador externo, que se comunica directamente con el dispositivo de electrodos puestos en la cóclea.

Fármacos: Dependiendo de la ubicación de la lesión auditiva que causa la hipoacusia, en algunos casos se realiza con el suministro de vitaminas del complejo B, combinadas con vitaminas A y E para disminuir el progreso del deterioro de las células auditivas.

Otros de los fármacos son las gotas óticas compuestas por antibióticos, antiinflamatorios y corticoides según cada caso, para que a través de su efecto inmunosupresor actúen en pro de la salud auditiva.

Procedimientos quirúrgicos: Dependiendo de la localización y magnitud de la lesión que causa la sordera, los procedimientos quirúrgicos son requeridos, miringotomía, drenaje a través de tubos transtimpánicos de ventilación, reconstrucción del aparato auditivo o sus partes.

Terapias complementarias: Con distintas técnicas de estimulación y educación de la escucha que llevan a la rehabilitación auditiva o el entrenamiento individual para mejorar la comunicación con métodos distintos.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *