Enfermedades Oncología Salud

¿Cómo se usa la quimioterapia para tratar el cáncer?

La quimioterapia se refiere al uso de cualquier droga para tratar cualquier enfermedad.

Para la mayoría de las personas, la palabra quimioterapia (o “quimio”) significa los medicamentos utilizados para el tratamiento del cáncer. Es importante saber que no todos los medicamentos y drogas para tratar el cáncer funcionan de la misma manera.

Antes, el único tipo de medicamento que podía tratar el cáncer era la quimioterapia tradicional o estándar, pero ahora hay muchos tipos diferentes de medicamentos que se utilizan para tratar el cáncer. Aunque la quimioterapia tradicional o estándar sigue siendo la mejor manera de tratar muchos tipos de cáncer, los diferentes tipos de medicamentos pueden funcionar mejor para otros.

La información que figura a continuación describe la quimioterapia tradicional o estándar. También hay otros medicamentos que se utilizan para tratar el cáncer de diferentes maneras, incluyendo la terapia dirigida, la terapia hormonal y la inmunoterapia.

La quimioterapia se considera un tratamiento sistémico porque los medicamentos viajan por todo el cuerpo y pueden matar a las células cancerosas que se han propagado (hecho metástasis) a partes del cuerpo muy alejadas del tumor original (primario). Esto lo hace diferente de los tratamientos como la cirugía y la radiación.

La cirugía extirpa un tumor de una parte del cuerpo donde se ha encontrado el cáncer y la radioterapia se dirige a una cierta área del cuerpo para matar o dañar las células cancerosas. Los tratamientos como éstos se denominan tratamientos locales porque afectan una parte del cuerpo.

Objetivos del tratamiento de quimioterapia

Si su médico le ha recomendado la quimioterapia como una opción para tratar su cáncer, es importante que comprenda los objetivos del tratamiento cuando tome decisiones sobre el mismo. Hay tres objetivos principales para la quimioterapia (quimio) en el tratamiento del cáncer:

Curar.

Control.

Paliación.

Cura

Si es posible, la quimioterapia se usa para curar el cáncer, lo que significa que el cáncer se destruye, desaparece y no vuelve a aparecer. La mayoría de los médicos no usan la palabra “cura” excepto como un resultado posible o deseado del tratamiento. Así que, cuando se da un tratamiento que puede tener una oportunidad de curar el cáncer de una persona, el médico puede describirlo como un tratamiento con intención curativa.

Aunque la cura puede ser el objetivo en estas situaciones y es la esperanza de muchos que tienen cáncer, no siempre funciona de esa manera. A menudo lleva muchos años saber si el cáncer de una persona está realmente curado.

Control

Si no es posible la cura, el objetivo del tratamiento del cáncer puede ser el control de la enfermedad. En estos casos, se utiliza la quimioterapia para reducir los tumores y/o detener el crecimiento y la propagación del cáncer. Esto puede ayudar a la persona con cáncer a sentirse mejor y a vivir más tiempo.

En muchos casos, el cáncer no desaparece por completo, sino que se controla y maneja como una enfermedad crónica, muy similar a las enfermedades cardíacas o la diabetes. En otros casos, el cáncer puede desaparecer por un tiempo, pero es probable que vuelva.

Paliación

La quimio también puede utilizarse para aliviar los síntomas causados por el cáncer. Esto se llama paliación, quimioterapia paliativa o tratamiento con intención paliativa. Cuando el cáncer se encuentra en una etapa avanzada, probablemente no se puede controlar y se ha propagado, el objetivo de administrar la quimioterapia puede ser mejorar la calidad de vida o ayudar a la persona a sentirse mejor. Por ejemplo, la quimio puede utilizarse para ayudar a reducir el tamaño de un tumor que está causando dolor o presión para que el paciente se sienta mejor y tenga menos dolor.

Es importante saber que el tratamiento utilizado para reducir los síntomas o mejorar el bienestar se denomina cuidados paliativos. Por ejemplo, los tratamientos contra las náuseas o los analgésicos son paliativos y pueden utilizarse en todas las etapas del tratamiento. Puede resultar confuso cuando se utiliza la quimioterapia como tratamiento paliativo, ya que se suele utilizar para intentar curar o controlar el cáncer. Pero, cuando se usa con el objetivo de brindar comodidad, la quimioterapia se convierte en parte de un plan de cuidados paliativos.

Planificar los tratamientos de quimioterapia

Usted y su médico oncólogo decidirán qué droga o combinación de drogas recibirá. Su médico elegirá las dosis, la forma de administración de los medicamentos y la frecuencia y duración del tratamiento. Todas estas decisiones dependerán del tipo de cáncer, dónde está, qué tan grande es, si se ha propagado a otras partes del cuerpo y cómo afecta a las funciones normales del cuerpo y a la salud en general.

El cáncer puede tratarse con un solo fármaco quimioterapéutico, pero a menudo se utilizan varios fármacos juntos. Se pueden administrar en un cierto orden o en ciertas combinaciones (llamada quimioterapia de combinación). Diferentes medicamentos que funcionan de diferentes maneras pueden trabajar juntos para matar más células cancerosas. Esto también puede ayudar a reducir las probabilidades de que el cáncer se vuelva resistente a un solo fármaco de quimioterapia.

A veces la quimioterapia es el único tratamiento que se necesita. Con mayor frecuencia, la quimioterapia se usa con la cirugía o la radioterapia o ambas. Y a veces se usa con otros medicamentos, como la terapia dirigida, la terapia hormonal o la inmunoterapia. Por ejemplo, la quimio puede usarse:

Para reducir un tumor antes de la cirugía o la radioterapia. La quimioterapia utilizada de esta manera se llama terapia neoadyuvante.

Después de la cirugía o la radioterapia para ayudar a matar cualquier célula cancerosa restante en el cuerpo. La quimioterapia utilizada de esta manera se denomina terapia adyuvante.

Con otros tipos de medicamentos que ayudan a eliminar las células cancerosas, como los medicamentos de terapia dirigida que actúan sobre ciertos objetivos de las células cancerosas o los medicamentos de inmunoterapia que ayudan al sistema inmunológico a combatir el cáncer.

Con otros tratamientos si el cáncer regresa o no desaparece por completo.

Determinar qué fármacos de quimioterapia se deben utilizar

En algunos casos, la mejor elección de las dosis y los horarios de cada quimio se conoce claramente y se basa en estudios de investigación. En otros casos, es posible que se sepa menos acerca de la mejor manera de tratar ciertos tipos y etapas de cáncer. O bien, un paciente puede tener otra condición de salud que hace que el médico piense que un determinado tratamiento no es la mejor opción debido a los efectos secundarios u otros posibles problemas. En estos casos, diferentes médicos pueden elegir diferentes combinaciones de medicamentos con diferentes horarios.

Entre los factores que un equipo de atención del cáncer considera cuando recomienda opciones de tratamiento se incluyen:

El tipo y subtipo de cáncer.

La etapa del cáncer (hasta dónde se ha extendido).

Los resultados de otras pruebas en el tumor, como los biomarcadores.

La edad del paciente.

La salud general del paciente y los medicamentos actuales.

Otros problemas de salud graves (como enfermedades cardíacas, hepáticas o renales).

Tipos de tratamientos contra el cáncer administrados en el pasado.

El equipo tiene en cuenta todos estos factores, junto con la información de los estudios de investigación publicados en revistas médicas y libros de texto que describen los resultados de pacientes similares tratados con quimioterapia.

Determinación de las dosis de quimioterapia

La mayoría de los fármacos de quimioterapia (quimio) son medicamentos fuertes que tienen un rango bastante estrecho para la seguridad de la dosis y la eficacia. Tomar muy poco de un medicamento no tratará bien el cáncer y tomar demasiado puede causar efectos secundarios que pongan en peligro la vida. Por esta razón, los médicos deben calcular las dosis de quimioterapia con mucho cuidado.

Dependiendo de la(s) droga(s) que se vaya(n) a administrar, hay diferentes maneras de determinar las dosis de quimio. La mayoría de los medicamentos de la quimioterapia se miden en miligramos (mg).

La dosis total puede basarse en el peso corporal de una persona en kilogramos (1 kilogramo es 2,2 libras). Por ejemplo, una persona que pesa 50 kilogramos (110 libras), puede estar recibiendo una droga que debe ser administrada como 10 miligramos (mg) por cada kilogramo (kg) de peso, lo que significa que la persona obtendría 500 miligramos de la droga (50kg x 10mg por kilogramo = 500mg).

Algunas dosis de quimioterapia se determinan sobre la base de la superficie corporal (BSA), que se calcula utilizando la altura y el peso. El BSA se expresa en metros cuadrados (m2).

Debido a que el cuerpo de los niños procesa las drogas de manera diferente, las dosis para los niños y los adultos difieren, incluso después de tener en cuenta el BSA. Los niños también pueden tener diferentes niveles de sensibilidad a las drogas.

Además de que las dosis son diferentes para los niños, las dosis de algunos medicamentos también pueden ser ajustadas para las personas que:

Son ancianos.

Tienen una mala nutrición.

Son obesos.

Ya ha tomado o está tomando otros medicamentos.

Ya han tenido o están recibiendo radioterapia.

Tienen un recuento bajo de células sanguíneas.

Tiene enfermedades del hígado o del riñón.

De lo contrario, puede ser incapaz de tolerar dosis completas.

Determinación de un programa de quimioterapia (ciclo)

La quimioterapia se administra comúnmente a intervalos regulares llamados ciclos. Un ciclo puede ser una dosis de uno o más medicamentos en uno o más días, seguido de varios días o semanas sin tratamiento. Esto da tiempo a las células normales para recuperarse de los efectos secundarios de los medicamentos.

A veces, las dosis pueden administrarse un cierto número de días seguidos, o un día sí y otro no, durante varios días, seguidos de un período de descanso. Algunos medicamentos funcionan mejor cuando se administran de forma continua durante un número determinado de días.

Cada medicamento se administra según un programa que aprovecha al máximo sus acciones anticancerígenas y reduce al mínimo los efectos secundarios. Si se utiliza más de un medicamento, el plan de tratamiento indicará la frecuencia y el momento exacto en que se debe administrar cada uno de ellos.

El número de ciclos administrados puede decidirse antes de comenzar el tratamiento, según el tipo y el estadio del cáncer. En algunos casos, el número es flexible y tendrá en cuenta cómo el tratamiento afecta al cáncer y a la salud general de la persona.

Cambiar las dosis y los horarios de la quimioterapia

En la mayoría de los casos, las dosis y los horarios más eficaces de los medicamentos para tratar cánceres específicos se han encontrado al probarlos en ensayos clínicos. Es importante, cuando sea posible, obtener el curso completo de la quimio, la dosis completa y mantener los ciclos a tiempo. Esto le da a la persona la mejor oportunidad de obtener el máximo beneficio del tratamiento.

Sin embargo, puede haber momentos en los que los efectos secundarios graves requieran un ajuste del plan de quimioterapia (dosis y/o horario) para dar tiempo a la recuperación. A veces, es posible que se le administren medicamentos de apoyo para ayudar a su cuerpo a recuperarse más rápidamente. Una vez más, la clave es administrar suficiente quimio para matar las células cancerosas sin causar otros problemas graves.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *