Fibromialgia
Enfermedades Salud

Cómo se diagnostica la fibromialgia

La fibromialgia es un síndrome común y crónico que causa dolor corporal y angustia mental

Los síntomas de la fibromialgia se pueden confundir con los de la artritis o la inflamación de las articulaciones. A diferencia de la artritis, no se ha encontrado que cause inflamación y daño articular o muscular. Se considera una condición reumática, en otras palabras, una que causa dolor en los tejidos blandos o dolor miofascial.

Según el Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel (National Institute of Arthritis and Musculoskeletal and Skin Diseases, NIAMS), alrededor de 5 millones de adultos de 18 años o más en los Estados Unidos experimentan fibromialgia. Entre el 80 y el 90 por ciento de los pacientes con fibromialgia son mujeres.

Fibromialgia diagnóstico

La fibromialgia causa dolor generalizado, fatiga y otros tipos de molestias. Los síntomas se asemejan a los de la artritis, pero la fibromialgia afecta el tejido blando, no las articulaciones. Se desconoce la causa, pero los factores de riesgo incluyen lesión traumática, artritis reumatoidea y otros trastornos autoinmunitarios, como el lupus y factores genéticos. No existe una cura, pero los medicamentos, el ejercicio, la acupuntura y la terapia conductual ayudan a aliviar los síntomas y mejorar la calidad del sueño.

Puede tomar algún tiempo confirmar un diagnóstico de fibromialgia debido a que los síntomas se asemejan a los de otras condiciones, como el hipotiroidismo. Estas condiciones deben descartarse primero antes de diagnosticar la fibromialgia.

No existen pruebas de laboratorio para la afección y esto también puede llevar a retrasar o pasar por alto el diagnóstico. El Colegio Americano de Reumatología (American College of Rheumatology) ha establecido tres criterios para diagnosticar la fibromialgia: dolor y síntomas durante la semana anterior, de las 19 partes del cuerpo identificadas, además de niveles de fatiga, sueño insatisfactorio o problemas cognitivos.

Así mismo, cuando los síntomas han estado presentes durante al menos 3 meses y no hay presencia de otro problema de salud que pueda explicarlos. Anteriormente, se usaban “puntos sensibles” para diagnosticar la condición, pero ya no se recomiendan.

Síntomas fibromialgia avanzada

Los síntomas comunes incluyen:

Dolor generalizado.

Dolor y rigidez de la mandíbula.

Dolor y cansancio en los músculos de la cara y en los tejidos fibrosos adyacentes.

Rigidez de las articulaciones y los músculos por la mañana.

Cefaleas.

Patrones irregulares de sueño.

Síndrome del intestino irritable (SII).

Períodos menstruales dolorosos.

Hormigueo y entumecimiento en las manos y los pies.

Síndrome de las piernas inquietas (RLS)

Sensibilidad al frío o al calor.

Dificultades con la memoria y la concentración, conocidas como “fibro-neblina”.

También es posible lo siguiente: problemas de visión, náuseas, problemas pélvicos y urinarios, aumento de peso, mareos, síntomas de resfriado o gripe, problemas cutáneos, molestias torácicas, depresión, ansiedad y problemas de respiración. Determinar cómo empieza la fibromialgia es un poco complicado. Los síntomas aparecen en cualquier momento de la vida de una persona, pero se reportan más comúnmente alrededor de los 45 años de edad.

Tratamiento

Se necesita atención médica porque la fibromialgia puede ser difícil de manejar. Como se trata de un síndrome, cada paciente experimentará un conjunto diferente de síntomas y será necesario un plan de tratamiento individual.

El tratamiento puede incluir algunos o todos los siguientes puntos: un programa activo de ejercicios, acupuntura, psicoterapia, terapia de modificación del comportamiento, cuidado quiropráctico, masaje, fisioterapia, antidepresivos de baja dosis, aunque no son un tratamiento de primera línea. Las personas con fibromialgia necesitan trabajar con su médico para elaborar un plan que proporcione los mejores resultados.

Medicamentos

Se pueden recomendar medicamentos para tratar ciertos síntomas. Estos incluyen analgésicos de venta libre. Sin embargo, la Liga Europea contra el Reumatismo (EULAR) emitió una recomendación en contra del uso de medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE) con el fin de tratar la fibromialgia en sus directrices actualizadas de 2016.

Los antidepresivos, como Duloxetina o Cymbalta, milnacipran, o Savella, pueden ayudar a reducir el dolor. En ocasiones se indican medicamentos anticonvulsivos, como la gabapentina, también conocida como Neurontin, y la pregabalina o Lyrica.

Una revisión ha sugerido que los pacientes a menudo dejan de usar estos fármacos porque no son efectivos para aliviar el dolor o debido a sus efectos adversos. Los pacientes deben informar al médico acerca de cualquier otra medicación que estén tomando para evitar los efectos secundarios y las interacciones con otros fármacos.

Ejercicio

Una combinación de ejercicio aeróbico y entrenamiento de resistencia, o entrenamiento de fuerza, se ha relacionado con una reducción del dolor, la sensibilidad, la rigidez y las alteraciones del sueño en algunos pacientes.

Si el ejercicio ayuda con los síntomas, es importante mantener la consistencia para ver el progreso. Hacer ejercicio con un compañero o entrenador personal puede ayudar a mantener el programa de ejercicios activo.

Acupuntura

Algunos pacientes han experimentado mejoras en su calidad de vida después de comenzar la terapia de acupuntura para la fibromialgia. El número de sesiones necesarias dependerá de los síntomas y de su gravedad.

Un estudio encontró que 1 de cada 5 personas con fibromialgia usan acupuntura dentro de los 2 años siguientes al diagnóstico. Los investigadores concluyeron que puede mejorar el dolor y la rigidez. Sin embargo, piden más estudios.

Terapia de modificación de la conducta

La terapia de modificación de la conducta es una forma de terapia cognitiva conductual (TCC) que tiene como objetivo reducir las conductas negativas que aumentan el estrés o el dolor y mejorar las conductas positivas y conscientes. Incluye el aprendizaje de nuevas habilidades de afrontamiento y ejercicios de relajación.

Causas

La causa exacta de la fibromialgia no está clara. El pensamiento actual en el campo de la reumatología sugiere que la fibromialgia es un problema con el procesamiento central del dolor en el cerebro, donde puede haber un aumento de la sensibilidad o la percepción del dolor a un determinado desencadenante.

Existe un rango de factores de riesgo probables, incluyendo un evento físico o emocional estresante y traumático, como un accidente automovilístico, lesiones repetitivas, artritis reumatoide u otras enfermedades autoinmunes, como el lupus, problemas del sistema nervioso central (SNC) y la forma en que nuestros genes regulan la forma en que procesamos los estímulos dolorosos

La fibromialgia también puede ser hereditaria. Las mujeres que tienen un pariente cercano con fibromialgia tienen un riesgo mayor de experimentarla ellas mismas. Las personas con artritis reumatoidea, lupus o artritis espinal, conocida como espondilitis anquilosante, tienen un riesgo mayor de desarrollar fibromialgia, al igual que los pacientes con algunas otras enfermedades reumáticas.

Fibromialgia: alimentación

Se han sugerido medidas dietéticas para mejorar los síntomas de la fibromialgia. Estas incluyen:

Alimentos de alta energía

Alimentos como almendras, frijoles, avena, aguacate y tofu contienen mucha fibra pero no azúcar agregada. Estos pueden ayudar a aumentar la energía a lo largo del día, ayudando a mejorar los síntomas de cansancio que ocurren como resultado de la condición.

Evitar el gluten

Un estudio realizado en 2014 ha sugerido que la sensibilidad al gluten puede contribuir con la fibromialgia. El estudio demostró que al eliminar de la dieta los alimentos que contienen gluten se puede reducir el dolor, incluso en pacientes que no tienen la enfermedad celíaca. Esto también está relacionado con un plan de dieta para reducir la inflamación.

Eliminación de oligo-di-mono-sacáridos

Un estudio reciente demostró que una dieta baja en oligo-di-mono-sacáridos y polioles fermentables (FODMAP) podría tener efectos satisfactorios en los niveles de dolor en personas con fibromialgia.

No comer aditivos y excitotoxinas

Un informe demostró que la eliminación de aditivos de la dieta como el aspartamo y el glutamato monosódico (GMS), puede reducir significativamente los síntomas del dolor. También se demostró que el dolor de las personas involucradas en el estudio aumentaba una vez que estos aditivos se volvían a poner en la dieta.

Comer más semillas y nueces

Hay poca evidencia que apoye una relación directa entre las semillas, nueces y una mejoría en los síntomas de la fibromialgia. Sin embargo, se sabe que contienen poderosos micronutrientes y minerales que son importantes para la función celular. Esto puede apoyar a las personas con la enfermedad.

Mantener una dieta equilibrada y un peso saludable es vital para la salud en curso y puede mejorar la calidad de vida de una persona. Los estudios han demostrado que las personas con fibromialgia y obesidad experimentaron una mejoría en la calidad de vida y en los síntomas de dolor una vez que perdieron peso.

Se necesitan más investigaciones sobre los efectos de la dieta en la fibromialgia, pero asegurarse de que sea baja en azúcar y gluten es un buen punto de partida. Ciertamente no hay ningún daño en probar estas opciones para apoyar el tratamiento.

Puntos sensibles

Al leer sobre la fibromialgia, es posible que se haya encontrado con el término “puntos sensibles”. Estas son ciertas áreas del cuerpo en las que se dice que la fibromialgia causa más dolor. Incluyen la parte posterior de la cabeza, la parte interior de las rodillas y la parte exterior de los codos. El dolor también puede aumentar en el cuello, en los hombros, en la parte exterior de las caderas y en la parte superior del pecho.

Los médicos suelen diagnosticar la fibromialgia basándose en la forma en que reaccionan a la presión en estos puntos. Sin embargo, esto ya no se ve como una forma precisa de diagnosticar la afección y los puntos sensibles ya no se usan como un indicador confiable de la fibromialgia.

No obstante, ahora se cree que el dolor es más generalizado y se presenta de manera diferente en las personas. En lugar de áreas o puntos específicos de dolor, la fibromialgia se identifica por la gravedad y la naturaleza crónica del dolor. Busque atención médica para descartar otras causas de dolor en estas áreas.

Perspectiva

No existe una cura definitiva para la fibromialgia, pero ahora se dispone de más opciones de tratamiento y criterios diagnósticos más claros. Los síntomas pueden mejorar significativamente, siempre y cuando el paciente siga su plan de tratamiento.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *