trasplante de órganos
Asistencia Salud

Cómo funciona el trasplante de órganos

Someterse a un trasplante de órganos puede alargar la vida de una persona y permitir que aquellos con una enfermedad crónica vivan una vida normal

Muchas personas necesitan un trasplante de órganos debido a una condición genética como la enfermedad renal poliquística, la fibrosis quística o un defecto cardíaco. Las infecciones como la hepatitis, las lesiones físicas en los órganos y los daños debidos a enfermedades crónicas como la diabetes también pueden hacer que una persona necesite un trasplante.

Los cirujanos realizaron más de 36.000 transplantes de órganos en 2018, pero muchas más personas necesitan órganos. En enero de 2019, más de 113.000 personas en los Estados Unidos estaban en listas de espera para trasplantes de órganos. Más de 2.000 niños necesitan órganos. El proceso de trasplante varía ligeramente según el órgano, pero la necesidad de un donante compatible es un tema constante.

Lo que se puede esperar

En la mayoría de los casos, una persona morirá si no se le hace un transplante de órganos. En promedio, 20 personas mueren cada día esperando un órgano.

En otros casos, un transplante de órganos mejora la calidad de vida de una persona, por ejemplo, eliminando la necesidad de diálisis o restaurando la vista con un transplante de córnea.

Debido a que las personas que necesitan órganos suelen tener enfermedades muy graves, pueden estar muy enfermas antes del trasplante. El proceso comenzará cuando el médico incluya a una persona en la lista de trasplantes de órganos. Esto requiere que el médico examine a la persona, diagnostique una enfermedad grave y concluya que es un candidato adecuado para un trasplante de órgano.

El trasplante de órganos es un proceso complejo que requiere una estrecha correspondencia entre el receptor y el donante. El donante y el receptor deben tener tipos de sangre compatibles. Según el órgano de que se trate, también pueden ser pertinentes otros factores. Los donantes de riñón y sus receptores deben tener anticuerpos compatibles y tamaños corporales similares.

La Red de Adquisición y Trasplante de Órganos supervisa la lista de espera de los trasplantes. La posición de una persona en la lista depende de muchos factores, incluida la gravedad de su enfermedad. Una vez que una persona llega al principio de la lista de espera, recibirá un trasplante cuando el siguiente donante compatible esté disponible.

Cuando un órgano está disponible, la persona que busca un trasplante debe responder rápidamente a la llamada de su médico. La cirugía puede ocurrir a las pocas horas de esta llamada, ya que los órganos no pueden sobrevivir por mucho tiempo fuera del cuerpo.

Después del trasplante, el receptor del órgano deberá permanecer en el hospital durante unos días mientras los médicos controlan su estado. La duración de la estancia en el hospital dependerá de varios factores, como la eficacia de la cirugía y la salud general del receptor del órgano.

Los receptores de órganos que se enferman pueden llegar a estar gravemente enfermos. Su cuerpo puede incluso rechazar el nuevo órgano, por lo que es importante consultar a un médico para detectar cualquier signo de infección, como la fiebre.

Los receptores deben tomar medicamentos antirrechazo, así como otros tipos de medicación, para mantener su salud a largo plazo. Estos medicamentos evitan el rechazo debilitando el sistema inmunológico, lo que disminuye su capacidad para combatir infecciones como la gripe, por lo que es importante que el receptor del órgano evite las infecciones.

Estadísticas

Cada día, más de 80 personas en los EE.UU. reciben órganos donados. Muchas más lo necesitan. De acuerdo con la Administración de Recursos y Servicios de Salud de los Estados Unidos, el 95% de las personas en los Estados Unidos apoyan la donación de órganos, pero sólo el 58% se han inscrito para ser donantes.

Un solo donante fallecido puede salvar hasta ocho vidas, así como mejorar las vidas de más de 100 personas mediante la donación de tejido. Los mitos en torno a la donación de órganos disuaden a algunas personas de donar sus órganos. Las siguientes afirmaciones son falsas:

Los médicos trabajan menos duro para salvar las vidas de los donantes de órganos.

La donación de órganos hace imposible tener un ataúd abierto.

La mayoría de las religiones se oponen a la donación de órganos.

Las familias pueden tener que pagar cuando un ser querido dona un órgano.

La donación de un órgano es gratuita y puede salvar o alargar la vida de una persona. Muchas personas pueden vivir una vida larga y saludable con la ayuda de un donante de órganos. La forma en que un trasplante de órganos afecta la expectativa de vida de una persona varía según su edad, el órgano trasplantado y el motivo del trasplante.

No todos los órganos trasplantados duran para siempre. Un riñón de un donante vivo dura un promedio de 12 a 20 años, mientras que un riñón de un donante fallecido dura alrededor de 8 a 12 años.

Encontrar un donante

Para las personas que necesitan un órgano, encontrar un donante puede llevar semanas, meses o más tiempo. Hay dos formas legales de obtener un órgano:

Una persona puede esperar a que un donante esté disponible en la lista de trasplantes.

Una persona puede encontrar su propio donante. Por lo general, se trata de un miembro de la familia o un amigo de la persona que necesita un trasplante, muchos están dispuestos a donar a personas que no conocen. Algunas personas incluso, hacen publicidad de los donantes a través de los medios sociales, la radio o las vallas publicitarias.

Hay dos tipos de donantes:

Los donantes vivos pueden donar un riñón, un pulmón o una porción del páncreas, hígado o intestinos. Deben gozar de una salud razonablemente buena.

Los donantes fallecidos pueden donar dos riñones, dos pulmones, el corazón, el páncreas, las córneas y los intestinos. También pueden donar tejido corporal, como válvulas cardíacas, tendones o piel. La donación de mano y cara se convirtió en una opción en 2014.

Es ilegal comprar o vender órganos. Sin embargo, un estudio realizado en 2013 afirma que pagar a los donantes vivos 10.000 dólares por los riñones podría aumentar la tasa de trasplantes de órganos y salvar muchas más vidas. Algunas naciones, incluyendo Irán, permiten la donación de órganos pagados. A veces, el sistema permite que los donantes ricos paguen mucho más por los órganos. Esto significa que las personas en situaciones financieras extremas pueden tener más probabilidades de donar órganos, lo que suscita la preocupación de que puedan sacrificar su salud por un beneficio económico.

Beneficios

Los beneficios de un trasplante de órganos dependen del órgano que reciba una persona. Algunos beneficios pueden incluir:

Evitar procedimientos médicos como la diálisis.

Disfrutar una vida más larga.

Tener una vida más saludable o menos dolorosa.

Obtener una mejor calidad de vida, como cuando un transplante de córnea restaura la vista de una persona

Corregir las discapacidades congénitas que ponen en peligro la vida de una persona.

Pasar menos tiempo en el hospital, necesitar menos cirugías o tomar menos medicamentos.

Riesgos

Una persona debe buscar consejo médico sobre los beneficios y riesgos de un trasplante de órganos. Para casi todos los receptores de trasplantes de órganos, los beneficios superan con creces los riesgos. La mayoría de las personas que necesitan un órgano morirán o vivirán una vida mucho más corta sin un trasplante. Sin embargo, los trasplantes de órganos son cirugías de riesgo, especialmente porque quienes los necesitan, suelen estar muy enfermos.

Algunos riesgos asociados con la cirugía de trasplante de órganos incluyen:

Complicaciones relacionadas con el uso de la anestesia, incluida la muerte.

Sangrado u otras complicaciones durante el procedimiento.

Complicaciones posquirúrgicas, como la infección.

Un mayor riesgo de infecciones y otras enfermedades debido a los medicamentos antirrechazo u otros medicamentos relacionados con el trasplante.

Rechazo de órganos.

Fallo de los órganos.

Las perspectivas de un receptor dependen del órgano que recibe, el motivo del trasplante, su edad, su salud general y otros factores. Algunas personas pueden necesitar otro trasplante de órgano. Un receptor de riñón muy joven, por ejemplo, podría sobrevivir a su órgano. Otros pueden vivir más tiempo sin necesidad de otro órgano. Sin embargo, la mayoría de las personas necesitarán atención médica continua y deberán seguir tomando medicamentos contra el rechazo.

Es fundamental hablar con un médico sobre los riesgos y beneficios del trasplante de órganos. Dado que el estilo de vida afecta directamente a la salud de los órganos, incluida la de los órganos trasplantados, los receptores de órganos deben hablar con su médico para que les aconseje cómo prolongar su vida y proteger sus órganos.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *