¡Cuidado! No debes dejarte atrapar por la Bulimia

La Bulimia es un trastorno de la conducta alimentaria que aparece entre los 16 y 20 años, generalmente en mujeres y quien la padece tiende a restringir alimentos con la finalidad de perder peso, aún cuando puede tener el adecuado corporalmente, lo que forma parte de un malestar psicológico totalmente profundo.

Generalmente se caracteriza la bulimia nerviosa, porque las personas suelen comer demasiado o darse ” atracones” de forma recurrente con grandes cantidades de alimentos, usualmente en horas de la tarde-noche y en un corto espacio de tiempo.

Luego del “atracón”  en el que suelen ingerir  aquellos alimentos que intenta evitar como dulces, tortas,  gaseosas, pizzas, pastas, pan ,entre otros  y se manifiesta después un sentimiento de culpa que, inmediatamente los lleva a consumir laxantes para limpiarse de estos alimentos, vomitar  y realizar ejercicios físicos de manera excesiva.

Las conductas de purgas  compulsivas, producen pérdida de electrolitos tales como el sodio y potasio, con los cuales puede ponerse en riesgo de padecer alteraciones del ritmo cardíaco, hipotensión, alteraciones fisiológicas con consecuencias físicas de gravedad.   

¿Qué la causa?

De acuerdo a médicos especialistas, la bulimia no tiene nada que ver con un capricho de quien la padece, por cuanto los pacientes suelen tener baja autoestima, dificultad para socializar, inestabilidad anímica, disregulación emocional, traumas y sentimiento de vacío, situación que los hace buscar una identidad en la delgadez, surgiendo de este modo el cuadro clínico. 

Aún cuando las redes sociales y la sociedad presentan actualmente a la delgadez como un esterotipo del éxito, es el malestar psicológico  que conduce a las pacientes bulímicas  a desear estar delgadas .
En estos casos, la limitación de alimentos que se impone la persona bulímica, conlleva a crear un fuerte estado de ansiedad y a la necesidad exagerada de ingerir grandes cantidades de alimentos.

Hasta el presente, se desconoce la vulnerabilidad biológica  para el desarrollo de la enfermedad, por lo que la tendencia y desencadenantes apuntan hacia algunos factores relacionados con el entorno social, dietas, temor a bullying por el físico y a la no aceptación en un entorno social o grupo. 

Bulimia versus Anorexia

Aunque parezcan similares, tanto la Bulimia como la Anorexia tienen marcadas diferencias. La anorexia nerviosa , es un trastorno de la alimentación  caracterizado por un peso corporal anormalmente bajo y  quien la padece  tiene una percepción distorsionada de su peso.

Ambas son un trastorno alimenticio, sin embargo una diferencia  entre anorexia y bulimia es la forma cómo la persona afectada  asume su comportamiento ante la comida.

En algunos casos un paciente puede sufrir ambos trastornos de forma sucesiva o con alternancia, porque por un lado la anorexia es el miedo a engordar, unido por la sensación  de verse y sentirse gordo o gorda, según sea el caso y por ese motivo la persona deja de comer.

En tanto que, por otra parte la bulimia no solo conlleva el componente del miedo a estar obeso o engordar , sino que el bulímico padece el sentimiento descontrolado hacia la comida y por consiguiente ingiere alimentos de forma descontrolada y tras un sentimiento de culpabilidad se induce un vómito.

Puede prevenirse


En relación con la prevención de este trastorno, se debe insistir a nivel familiar que se siga una dieta equilibrada y balanceada como la denominada mediterránea y evitar obsesiones con las dietas, peso y la imagen corporal o física en el entorno que se desenvuelve.

También es recomendable que no se produzca una protección excesiva  de los padres hacia los hijos, ya que gozando de autonomía el adolescente será capaz de tomar sus propias decisiones y será capaz de resolver sus problemas.

Tratamiento eficaz

El primer paso para el tratamiento de la bulimia, es necesariamente la evaluación del paciente por parte de un psiquiatra y luego existirán dos abordajes  por hacer, el farmacológico y la psicoterapia.

Con la utilización de los fármacos, permitirán al paciente mejorar los “atracones” alimenticios, y la impulsividad en las conductas de purga, allanando el camino además para que la psicoterapia pueda desarrollarse del modo más eficaz.

Mientras tanto y a la par, con el abordaje psicológico se dotará al paciente de herramientas básicas que le conduzcan a controlar la inestabilidad emocional y de este modo, mejorar su autoestima y sus relaciones sociales.

También deberá abordarse  de forma muy responsable el aspecto nutricional, en un trabajo conjunto con endocrinólogos y nutricionistas, a objeto de garantizar la salud inmediata del paciente.

 

Raul Alvarez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

Ventajas de un trasplante capilar en Turquía

Mié Feb 24 , 2021
¿Por qué tantas personas viajan anualmente a Turquía para someterse a esta intervención quirúrgica sencilla y eficaz? La pregunta puede tener respuestas tan diferentes, pero en la mayoría de los casos apuntarán a una misma […]
injerto capilar

Archivos

Categorías

Meta

Encuéntranos

Contacto
davalorsalud@gmail.com

Horas
Lunes a viernes: de 9:00 a 17:00 h.
Sábado y domingo: de 11:00 a 15:00 h.