cetoacidosis diabetica
Enfermedades Salud

Bajos niveles de insulina propician la cetoacidosis diabética

La cetoacidosis diabética es una complicación grave de la diabetes que se produce cuando el cuerpo genera altos niveles de ácidos sanguíneos llamados cetonas

La condición se desarrolla cuando su cuerpo no puede producir suficiente insulina. La insulina normalmente desempeña un papel clave para ayudar a que el azúcar (glucosa) – una fuente importante de energía para sus músculos y otros tejidos – entre a sus células. Sin suficiente insulina, el cuerpo comienza a descomponer la grasa como combustible.

Este proceso produce una acumulación de ácidos en el torrente sanguíneo llamados cetonas, que eventualmente llevan a la cetoacidosis diabética si no se trata. Si tiene diabetes o corre el riesgo de padecerla, conozca los signos de advertencia de la acetoacidosis diabética y sepa cuándo debe buscar atención de emergencia.

Síntomas

Los signos y síntomas de la cetoacidosis diabética a menudo se desarrollan rápidamente, a veces dentro de las 24 horas. Para algunos, estos signos y síntomas pueden ser el primer indicio de tener diabetes. Usted puede notar:

Sed excesiva.

Orinar con frecuencia.

Náuseas y vómitos.

Dolor abdominal.

Debilidad o fatiga.

La falta de aliento.

Aliento con aroma a frutas.

Confusión.

Los signos más específicos de la cetoacidosis diabética, que pueden ser detectados a través de kits de análisis de sangre y orina en casa, incluyen:

Alto nivel de azúcar en la sangre (hiperglucemia).

Altos niveles de cetonas en la orina.

Cuándo ver a un médico

Si se siente enfermo o estresado o ha tenido una enfermedad o lesión reciente, compruebe su nivel de azúcar en la sangre con frecuencia. También puede probar un equipo de prueba de cetonas en orina de venta libre.

Comuníquese con su médico inmediatamente si:

Está vomitando y no puede tolerar alimentos o líquidos

Su nivel de azúcar en la sangre es más alto que su rango objetivo y no responde al tratamiento en casa.

El nivel de cetonas en la orina es moderado o alto.

Busque atención de emergencia si:

Su nivel de azúcar en la sangre es consistentemente más alto que 300 miligramos por decilitro (mg/dL), o 16.7 milimoles por litro (mmol/L).

Tiene cetonas en la orina y no puede acudir a su médico para que le aconseje.

Tiene múltiples signos y síntomas de cetoacidosis diabética: sed excesiva, micción frecuente, náuseas y vómitos, dolor abdominal, falta de aliento, aliento con olor a frutas, confusión.

Recuerde, la cetoacidosis diabética no tratada puede ser fatal.

Causas

El azúcar es la principal fuente de energía de las células que componen los músculos y otros tejidos. Normalmente, la insulina ayuda a que el azúcar entre en las células. Sin suficiente insulina, su cuerpo no puede utilizar el azúcar adecuadamente para obtener energía. Esto provoca la liberación de hormonas que descomponen la grasa como combustible, lo que produce ácidos conocidos como cetonas. El exceso de cetonas se acumula en la sangre y eventualmente se “derrama” en la orina.

La cetoacidosis diabética suele ser desencadenada por:

Una enfermedad

Una infección u otra enfermedad puede hacer que el cuerpo produzca niveles más altos de ciertas hormonas, como la adrenalina o el cortisol. Desafortunadamente, estas hormonas contrarrestan el efecto de la insulina, a veces desencadenando un episodio de cetoacidosis diabética. La neumonía y las infecciones del tracto urinario son culpables comunes.

Un problema con la terapia de insulina

La falta de tratamientos de insulina o una terapia de insulina inadecuada puede dejarle con muy poca insulina en su sistema, lo que desencadena la cetoacidosis diabética.

Otros posibles desencadenantes de la cetoacidosis diabética incluyen:

Trauma físico o emocional.

Ataque al corazón.

Abuso de alcohol o drogas, en particular de cocaína.

Ciertos medicamentos, como los corticosteroides y algunos diuréticos.

Factores de riesgo

El riesgo de acetoacidosis diabética es mayor si:

Tiene diabetes de tipo 1.

Omite frecuentemente las dosis de insulina.

De manera poco común, la cetoacidosis diabética puede ocurrir si se tiene diabetes tipo 2. En algunos casos, la cetoacidosis diabética puede ser el primer signo de que una persona tiene diabetes.

Complicaciones

La cetoacidosis diabética se trata con líquidos, electrolitos – como el sodio, el potasio y el cloruro – e insulina. Tal vez sorprendentemente, las complicaciones más comunes de la cetoacidosis diabética están relacionadas con este tratamiento que salva vidas.

Posibles complicaciones de los tratamientos

Las complicaciones del tratamiento incluyen:

Bajo nivel de azúcar en la sangre (hipoglucemia)

La insulina permite que el azúcar entre en las células, lo que hace que el nivel de azúcar en la sangre baje. Si su nivel de azúcar en la sangre baja demasiado rápido, puede desarrollar un nivel bajo de azúcar en la sangre.

Potasio bajo (hipocaliemia)

Los líquidos y la insulina utilizados para tratar la cetoacidosis diabética pueden hacer que su nivel de potasio baje demasiado. Un nivel bajo de potasio puede perjudicar las actividades del corazón, los músculos y los nervios.

Hinchazón en el cerebro (edema cerebral)

Ajustar el nivel de azúcar en la sangre demasiado rápido puede producir hinchazón en el cerebro. Esta complicación parece ser más común en los niños, especialmente en aquellos a los que se les acaba de diagnosticar diabetes.

Si no se trata, los riesgos son mucho mayores. La cetoacidosis diabética puede llevar a la pérdida de conciencia y, eventualmente, puede ser fatal.

Prevención

Hay mucho que puede hacer para prevenir la cetoacidosis diabética y otras complicaciones de la diabetes.

Comprométase a controlar su diabetes

Haga que la alimentación saludable y la actividad física formen parte de su rutina diaria. Tome los medicamentos orales para la diabetes o la insulina según las indicaciones.

Controle su nivel de azúcar en la sangre

Es posible que necesite controlar y registrar su nivel de azúcar en la sangre al menos tres o cuatro veces al día, con mayor frecuencia si está enfermo o estresado. La única forma de asegurarse de que el nivel de azúcar en la sangre se mantenga dentro de los límites deseados es mediante un control cuidadoso.

Ajuste su dosis de insulina según sea necesario

Hable con su médico o educador en diabetes sobre cómo ajustar su dosis de insulina en relación con su nivel de azúcar en la sangre, lo que come, cuán activo es, si está enfermo y otros factores. Si su nivel de azúcar en la sangre comienza a aumentar, siga su plan de tratamiento de la diabetes para regresar su nivel de azúcar en la sangre a su rango objetivo.

Compruebe su nivel de cetonas

Cuando usted está enfermo o bajo estrés, examine su orina para detectar el exceso de cetonas con un equipo de prueba de cetonas en orina de venta libre. Si su nivel de cetonas es moderado o alto, contacte a su médico de inmediato o busque atención de emergencia. Si usted encuentra algo más alto que los niveles traza de cetonas, podría necesitar tomar más insulina.

Esté preparado para actuar rápidamente

Si usted sospecha que tiene cetoacidosis diabética – su nivel de azúcar sanguínea es alto y tiene exceso de cetonas en su orina – busque cuidado de emergencia. Las complicaciones de la diabetes son aterradoras. Pero no deje que el miedo le impida cuidarse bien. Siga cuidadosamente su plan de tratamiento de la diabetes y pida ayuda a su equipo médico cuando la necesite.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *