Cuidados a seguir para el tratamiento de una amigdalitis

Las amígdalas son dos masas de tejido ubicadas en la parte posterior de la garganta y que se encuentran una a cada lado y, junto con las adenoides, las amígdalas forman parte del sistema linfático del ser humano.

El sistema linfático es el encargado de eliminar las infecciones y mantiene equilibrados los fluidos corporales. Las adenoides y las amígdalas atrapan gérmenes que entran por la boca y la nariz.

En este caso, la amigdalitis es una inflamación de las amígdalas. A veces, junto con la amigdalitis, las adenoides también se inflaman, causando malestares en el cuerpo como dolor de cabeza, fiebre y mareos.

El agente causal de la amigdalitis generalmente suele ser una infección viral. Las infecciones bacterianas como la faringitis estreptocócica,también pueden causar amigdalitis y debemos ser cuidadosos con este tipo de infecciones.

Usualmente los síntomas de una amigdalitis suelen ser dolor de garganta, que puede ser grave, amígdalas rojas e hinchadas, dolor o dificultad para tragar, placas blancas o amarillas sobre las amígdalas, glándulas inflamadas en el cuello, fiebre y mal aliento.

¿Cuáles son los riesgos?

La aparición de una amigdalitis usualmente es más común en los niños mayores de dos años, a tal punto que la mayoría de los pequeños pueden padecerla al menos una vez y la causada por las bacterias es más común en niños de cinco a quince años.

La amigdalitis causada por un virus es más común en los niños más pequeños. Los adultos pueden contraer amigdalitis, pero no es muy común.

Aún cuando una de las características de la amigdalitis no es la de ser contagiosa, los virus y las bacterias que la causan sí lo son. El lavado de manos constante puede ayudar a prevenir el propagar o contraer estas infecciones.

Cómo tratarla

El tratamiento de la amigdalitis depende de la causa. Si se produce a causa de un virus, no hay medicina para tratarlo. Si la causa es una infección bacteriana, como la faringitis estreptocócica, necesitará tomar antibióticos.

Además es de suma importancia que quien padece de una amigdalitis termine el tratamiento con antibióticos incluso si se siente mejor. Si el tratamiento se detiene demasiado pronto, algunas bacterias pueden sobrevivir y volver a infectar a la persona. También se recomienda atención de un médico y será éste quien recomiende el tipo de antibiótico y su uso, según sea el caso.

Raul Alvarez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

Consumir leche de almendras y avena ¿tiene beneficios?

Jue Jul 1 , 2021
En la actualidad, se conoce una gran variedad de leches alternativas en el mercado y que son muy buenas para nuestro organismo, sin embargo trataremos en esta oportunidad de los beneficios más resaltantes de las […]

Archivos

Categorías

Meta

Encuéntranos

Contacto
davalorsalud@gmail.com

Horas
Lunes a viernes: de 9:00 a 17:00 h.
Sábado y domingo: de 11:00 a 15:00 h.