salud mental embarazo
Actualidad Mujer Salud

70% de las nuevas mamás experimentan problemas de salud mental durante o después del embarazo

Un enorme 70% de las nuevas y futuras mamás experimentan algún tipo de problema de salud mental durante o después del embarazo, según un nuevo estudio

La investigación, llevada a cabo por The Baby Show, reveló que las madres del Reino Unido están en un punto de quiebre y no tienen suficiente apoyo para hacer frente a los cambios que vienen con tener un nuevo bebé. La enfermedad mental más común experimentada por las madres primerizas fue la ansiedad, sufrida por más de un tercio (36%), la “baby blues” (18%) y la depresión post-natal (12%).

Salud mental en el embarazo

De las 1.000 madres primerizas y embarazadas a las que se les preguntó, el 89% piensa que el gobierno necesita invertir más dinero en ayudar a los nuevos padres con su salud mental y casi una cuarta parte (23%) dijo que necesitaba hacerlo con urgencia.

Cuando se trata de ayudar, las nuevas mamás que tienen problemas se dirigen a los miembros de la familia, en lugar de los profesionales. El 51% de las que respondieron dijeron que habían pedido ayuda a un familiar, siendo la segunda opción su médico de cabecera o su partera (30%).

“El mantenimiento de la salud mental durante el embarazo y después de él depende del conocimiento de la enfermedad y de lo que se puede hacer para evitar que las cosas vayan en espiral, sobre todo en embarazadas adolescentes”, dice Neev Spencer, presentador de televisión y radio.

La salud mental y sus dificultades en la etapa perinatal

“En mi propia experiencia, no estaba lo suficientemente educada en la ansiedad postnatal y por lo tanto no sabía que tenía la enfermedad. Creo que es vital transmitir el conocimiento y la experiencia a las mujeres embarazadas para que puedan entender y prepararse mejor”, dijo.

Nadie está exento de alguna forma de “baby blues” porque cada nueva madre se verá afectada por algún tipo de desequilibrio hormonal. Sin embargo, conocer las señales y los consejos para ayudar y llegar a la gente puede ser muy útil.

Casi dos tercios (63%) de las nuevas madres dijeron que su autoestima se vio afectada negativamente cuando se convirtieron en padres, pero, lo que es alentador, una de cada 10 dijo que se sintió más segura de sí misma al asumir su nuevo papel.

Estas estadísticas son alarmantes y revelan la desesperada necesidad de que el gobierno invierta dinero en salud para las nuevas madres, así se le haría frente a la enfermedad mental en mujeres embarazadas”, explica Sarah Vohra, una destacada psiquiatra consultora. “Aunque estoy satisfecha y agradecida de que haya tanta conciencia de los problemas de salud mental como hace 20 años, tenemos que asegurarnos de que tenemos recursos para satisfacer esta demanda, relacionada con la psicología del embarazo”.

“Si eres una nueva mamá, tal vez una pareja preocupada, y estás luchando antes, durante o después del embarazo con pensamientos negativos, es importante que hables para asegurarte de que recibes el apoyo adecuado para salir adelante”, manifestó.

El miedo a lo desconocido parece ser la mayor preocupación de las madres primerizas embarazadas (65%), seguido del miedo al dolor de dar a luz (52%) y de cualquier complicación médica que pueda surgir (46%).Y cuando el bebé ha llegado, la investigación encontró que la mayor presión que enfrentan los nuevos padres es la preocupación por el dinero (31%), seguido por sentimientos de soledad y aislamiento (18%) y el miedo a la insuficiencia y a no ser capaz de hacer frente (12%).

“Es realmente importante que iniciemos un debate abierto sobre los retos a los que se enfrentan los nuevos padres, para que pueda haber un cierto nivel de preparación para los que entran en la paternidad”, dice la comadrona Louise Broadbridge.

“Somos tan rápidos en sacar los “Party Poppers” después del anuncio de un bebé que llegará pronto, ¡como debe ser! Sin embargo, ser padre es difícil y no viene con un manual o un mapa. Hablar de cómo las parejas pueden abrirse camino ayudaría enormemente no sólo a afrontar todos los cambios emocionales y físicos, sino también a reconocer cuándo las emociones que se experimentan se han convertido en un motivo de preocupación”, concluyó.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *